6 formas sobre cómo el ecommerce está utilizando y aprovechando big data para llevar a cabo estrategias de marketing y ofrecer una mejor experiencia de cliente.

El consumo de datos está creciendo a pasos acelerados. El Deep Learning, como fenómeno asociado y relacionado con la Inteligencia Artificial, capaz de precisar,  reconocer y diferenciar distintos patrones, es una potente herramienta para el marketing. Google, Facebook o Amazon, entre otros gigantes de la red, están apostando fuertemente por este tipo de tecnología, capaz de generar nuevas oportunidades.

Concretamente y en el campo del comercio electrónico, se están utilizando estas técnicas para llevar a cabo un nuevo nivel de marketing estratégico y proporcionar mejores experiencias al usuario.

Las ventas online al por menor obtuvieron el pasado año 2016 un total de 1915 billones de dólares en todo el mundo. Aunque al por menor representan casi un 9%, este porcentaje está previsto alcance el 14,6% en 2020.

El reto de los vendedores… los datos

Actualmente faltan datos de más de un tercio de los vendedores, y la mayoría admite que la falta de comunicación es el principal obstáculo para poder disponer de esta información.

El panorama es el siguiente. El 51% es incapaz de tener acceso a estos datos, por lo que es complicado medir el ROI. El 45% no trabaja con datos y personaliza las comunicaciones de marketing. El 42% no cuenta con la tecnología necesaria para vincular datos de los clientes. El 39% raramente recopila datos.

6 formas de utilizar big data en ecommerce

  1. Anticípate a las tendencias. 

En este caso ¿Qué elementos debemos tener en cuenta? 

  • Los algoritmos de datos de publicaciones de redes sociales y los hábitos y comportamientos de navegación para detectar qué acciones están generando más ruido.
  • Analizar los datos de anuncios para comprobar qué acciones de marketing están funcionando.
  • Averigua la opinión o cómo se habla de un producto en concreto. ¿Las opiniones son buenas o negativas? Esto puede servir para anticiparte y destacar tu productos en venta por categorías
  1. Revisa y mejora los precios. 

El big data permite a los compradores identificar el precio más competitivo por envío, la competencia y otras variables. A través de datos sobre determinada demanda o caída de un producto, se pueden realizar variaciones de precio en cuestión de minutos.

  1. Previsión de demanda. 

Tener stock en los almacenes es caro de mantener. Amazon por ejemplo utiliza datos históricos en base a la demanda por fechas concretas. También trabaja con datos de marca y referencias junto con el número de visitas a varias páginas de productos, para valorar si atraerá a los consumidores. Estos datos se comparten con los vendedores.       

  1. Personaliza tu tienda.

Con big data se pueden crear ecommerce y tiendas online muy dinámicas de fácil usabilidad que atraigan al usuario y que tengan en cuenta las preferencias del comprador online.

  1. Optimiza el servicio al cliente. Para mejorar el proceso de compra y la fidelización. 

El Big Data permite analizar el comportamiento durante cada proceso de compra.

  1. Genera más ventas. 

El punto de abandono durante la compra es todo un desafío para el vendedor. El big data permite analizar con detenimiento estos puntos y prevenir el potencial abandono mejorando e incitando generar conversiones.