¿Estás pensando en un proyecto nuevo o rediseñar tu imagen de marca? Parece fácil crear un buen logo. Pero desde nuestra experiencia, créenos, no lo es.

Para empezar el diseño de un nuevo logo no es sólo colores, fuentes y líneas en conjunto. Es identidad de marca, hasta el punto que, una marca se identifica y asocia más por su logo que por su propio nombre.

Para que una entidad o negocio adquiera presencia e imagen de marca, requiere de todo un proceso y estrategia de diseño, de una buena dosis de aportación artística, y una planificación sistemática. En otras palabras, no es sólo sentarse y diseñar por diseñar.

A partir de aquí te contamos 10 claves (las 5 primeras que debes aplicar, y las 5 restantes que debes evitar) para diseñar y crear un logo de éxito:

  • Antes de ponerte con ello, asegúrate que tu logo es simple. Tu diseño no debe ser motivo de ensayo, en el que debas plasmar todos tus conocimientos y habilidades. En este caso importa más tu visión de diseño y el sentido que posees de presentación. Un logo es un emblema, no un manifiesto.
  • Con tu logo debes atraer a públicos diferentes. Tienes que ser dinámico y no estático. Si eres demasiado rígido, será más difícil que tu logo innove o mejore.
  • Asegúrate que tu logo es versátil y se adapta a varios soportes y elementos. Supongamos queda muy bien en un cartel, pero horrible en una taza. ¡No nos vale! Y ten en cuenta sus posibles variaciones y cambios de color dependiendo para qué estrategia o elementos vaya a estar adaptado.
  • No te copies. Inspírate. Tu diseño debe ser único. Piensa en objetos muy corrientes que se puedan extrapolar a otro contexto. Por ejemplo, Apple. La manzana es saludable. La compañía la presentó con un bocado. Así consiguieron su singularidad e identidad.
  • Asegúrate que tu logo tiene algo que contar. Que transmite. Que puede tener dos historias. La primera de ellas que es la más obvia (insignia de marca), y la otra, que está oculta y tiene un significado más profundo.
  • No subestimes el color en tu logo. Los colores son la esencia de cualquier representación visual. Ten en cuenta tu target y público objetivo a la hora de decidir los colores.
  • Más allá de la innovación, no caigas en la trampa de resultar demasiado “cool”. Cuenta con una serie de límites y piensa siempre que debe ir asociado a la filosofía de marca o para el negocio que sea.
  • Crea diseños inteligentes, que resulten atractivos a la hora de visualizarlos.
  • Intenta ser ante todo diferente.