Con el auge y rápido crecimiento del social media, las empresas centran todos sus esfuerzos en que su marca obtenga la reputación y popularidad que buscan. Además de contar con un equipo o agencia para estos fines, ahora dan un paso más allá.

Qué mejor que el equipo humano de la propia compañía para crear imagen. ¿Cómo hacer que tus empleados se conviertan en embajadores de marca?

1.- Total trasparencia. Los empleados serán influencers de la empresa donde trabajan cuando tengan claro conocimiento de la filosofía, lo que representa y lo que realmente quiere transmitir. Desgraciadamente la mitad de los empleados no cree que su empresa se muestre totalmente transparente en este sentido. En USA, una encuesta muestra que el 50% piensa que no manejan toda la información necesaria de su compañía.

Hacer partícipes a tus equipos de las decisiones y mantenerles informados del día a día hará que ellos también se sientan parte íntegra de la organización.

2.- Las políticas de utilización y uso de las redes sociales dentro la empresa y en horarios de trabajo. Está más que demostrado. Prohibir el uso de redes sociales cortando el acceso a los empleados, no evitará que las miren y entren en ellas a escondidas, incluso, en horas de descanso a través del móvil o cualquier dispositivo ajeno al puesto de trabajo. Si bien, no es normal estar todo el día en ellas, los empleados reconocen que les vienen bien para desconectar en sus breaks.

No te resistas a permitir su uso y aprovéchalo para que puedan hacer uso responsable influyendo y defendiendo tu imagen de empresa. Esto genera confianza.

3.- Flexibilidad en el trabajo. Este es el gran reto de un montón de compañías, a las que cuesta el tema de los horarios de sus empleados. Si logramos que nuestros equipos concilien su vida laboral y personal, transmitirán más felicidad y mostrarán mayor satisfacción con su puesto de trabajo.

El límite con los horarios flexibles están en la insatisfacción y falta del servicio de atención al cliente. En estos casos no queda más remedio que estar al pie del cañón.

4.- Humanizar la empresa. Hacer que el lugar de trabajo forme parte de la vida de los empleados es fundamental. Está claro que no es su casa, pero sí podemos hacer posible que se sientan libres y relajados mientras desempeñan sus funciones.