En el título hemos formulado la pregunta sobre, si los influencers que mencionan sus marcas en redes sociales “¿En realidad son anuncios?”. La respuesta sin duda puede ser más que afirmativa.

Es raro acceder a Instagram y no encontrarse al famoso de turno en la playa o en la piscina con las gafas de sol de temporada, con el bikini preferido de moda, o incluso con una bebida, o comiendo en el sitio más chic de la zona donde se encuentre de vacaciones.

El marketing de influencers es algo candente y sigue calentando las redes sociales. Especialmente Instagram, que tras sus cambios y nuevo algoritmo, premia a las marcas que mantienen relaciones con los famosos más influyentes del panorama actual.

Pero al ser esta una práctica tan novedosa, es frecuente detectar la falta de coordinación, comunicación y experiencia que puede surgir entre marcas e influencers. A esto se suma la queja por parte de los medios más tradicionales que acusan a estos nuevos formatos de no respetar y estar sometidos a restricciones, ni normativa de ningún tipo.

Lo que está claro es que cada vez se utiliza más, por lo que a continuación dejamos 3 prácticas frecuentes en las que se puede detectar cómo la estrategia, que parece tan espontánea, en realidad no lo es.

  • Influencers que publican posts desenfadados mencionando a una marca que les patrocina. Es un filón, sobre todo si el famoso cuenta con un mínimo de 100.000 seguidores. Se aseguran que todos los hashtags, etiquetas y enlaces cortos se viralizarán de forma rápida para una gran masa de público. El peligro llega cuando por ejemplo el influencer menciona a todo el equipo que trabaja detrás de la marca. Aquí es evidente que el patrocinio está más que pactado.
  • Lo que comienza como algo espontáneo, finalmente termina siendo promocional 100%. Sobre todo cuando el producto o servicio en sí con el que aparece el influencer en sus posts es constante y aparece a diario.
  • Las campañas que llevan a cabo estos influencers no están cumpliendo con la normativa. Como hemos indicado anteriormente en algunos casos, al ser algo tan nuevo, no está ni contemplada. En EE.UU la “Federal Trade Commission” exige que los seguidores “tienen que estar informados de la relación que existe entre el influencer y la marca”. Este puede ser el comienzo de un mayor control de este tipo de anuncios y publicidad.