Los buscadores en general, y Google en particular, han ido creando diferentes modificaciones en sus algoritmos para mejorar la experiencia de los usuarios.

Google ha ido dando cada vez mayor importancia a la calidad de los contenidos. Las redes sociales han ido tomando protagonismo en el SEO.

Google modifica su algoritmo entre 500 y 600 veces al año (según asegura la compañía Moz), por eso los expertos en SEO tienen que estar siempre a la última y reciclarse constantemente. Además, las marcas tendremos que evolucionar con cada uno de estos cambios si no queremos perder posiciones en el buscador.

Las compañías debemos adaptar nuestras estrategias y contenidos a cada una de las modificaciones de este algoritmo, así como cada vez que Google presenta nuevas directrices. Por ello, en este artículo, queremos mostraros un pequeño resumen de cómo ha ido evolucionando el SEO en los últimos años:

A grandes rasgos, si comparamos el antiguo SEO, con el nuevo SEO, cabe destacar grandes diferencias: mientras que el antiguo se limitaba a las keywords, en las páginas y en los rankings, el nuevo amplía su foco al engagement y al cómo los usuarios se relacionan con las mismas, además de dar mayor importancia al ROI.

Ahora bien, centrándonos en las 4 grandes áreas abarcadas por el SEO, vamos a ir desgranando la evolución del mismo en cada una de ellas:

1.º “Keywords”:
Hace años, el SEO premiaba a las compañías que trabajábamos con las principales keywords utilizadas en las búsquedas para nuestro tipo de compañía. Ahora, sin embargo, piensa más en las necesidades de los usuarios y en cómo ellos realizan sus búsquedas, y por eso las “Long Tail” han ganado importancia.

2.º Contenido:
En lo que al contenido de los sitios web se refiere, Google ha ido dando cada vez mayor importancia a la calidad del mismo. Así, mientras que hace unos años lo que importaba era que creásemos contenidos SEO-Friendly, ahora el buscador premia a las compañías que ofrecemos un contenido de calidad y centrado en los intereses de nuestro público objetivo.

3.º Social Media Marketing:
Las redes sociales, por su parte, han ido ganando protagonismo en el posicionamiento orgánico. De hecho, es uno de los principales factores tenidos en cuenta por Google a la hora de posicionar las marcas, debido, sobre todo, al gran tráfico web que generan.

4.º Link Building:
Las construcciones de enlaces, aunque no fueran de calidad e incluso rozasen el engaño, eran premiadas antiguamente por el SEO. El hecho de que existieran enlaces externos e internos en un sitio web era suficiente para subir escalones en los resultados de búsqueda. En la actualidad, sin embargo, Google continúa luchando por mejorar la experiencia de los usuarios y no solo no premia este tipo de enlaces, sino que los castiga duramente. Por lo tanto, si queremos crear acciones de Link Building, estas deben ser de calidad y favorecer la navegación de los visitantes.