Cumplir con las cookies es fundamental. Sin embargo, es un tema que nadie o casi nadie sabe realmente gestionar, y se convierte en un quebradero de cabeza para quienes nos dedicamos al diseño web o somos agencia de marketing online.

Estamos insistentes con esta parte legal, pero cuando se trata de cumplir, lo mejor es dejar claros ciertos preceptos.

Ahora y tras el obligado cumplimiento desde el pasado 25 de mayo de 2018 que obliga a las páginas web a cumplir con el RGPD y a seguir determinadas pautas para el tratamiento de datos de sus usuarios, la cosa se complica más.

A través del siguiente texto vamos a tratar de desgranar todo este concepto para saber si estamos haciéndolo bien, o si en todo caso nos estamos saliendo de la normativa y deberíamos redactar un nuevo texto para adaptar la política de cookies.

EL RGPD se come las cookies

Las cookies o galletas informáticas son datos que almacenan los sitios web en cada navegador con el objetivo de rastrear y detectar los hábitos y preferencias de cada usuario.

Hasta el momento, había que informar al usuario de su utilización y del tipo de cookies que utiliza el sitio. Dependiendo del tipo que use cada web, se deberán detallar o no.

Frases tipo a ‘Este Sitio utiliza cookies para ofrecerte una mejor experiencia y servicio’, ‘Al navegar y hacer uso de nuestros servicios aceptas nuestra política de cookies.’, o simplemente ‘¿aceptas las cookies?’ están en cada página.

  1. El nuevo Reglamento prácticamente se las come y las cita de paso. Pero no por ello debes dejar de revisar tu política de cookies y revisarlas. En su considerando 30 se refiere a la cookies para decir en definitiva que cualquier persona jurídica o dueño de una web debe cumplir con el RGPD.

Cómo adaptar tu web que recopila cookies al nuevo RGPD

Ahora, si bien hay que seguir informando, lo más recomendado puede ser darle una vuelta al texto sobre la normativa y el uso de cookies y adaptarlo tras la nueva normativa, detallando y especificando aún más al usuario qué tipo o grado de consentimiento está prestando, a través de:

  1. Un comunicado con la información detallada que se obtiene de cada usuario, o cómo se utiliza la misma una vez está navegando por nuestra web con la opción de activar o desactivar determinadas cookies.
  2. Ya no es suficiente informar con la típica barra que simplemente avisa de su uso. Lo más recomendado es explicar detalladamente qué son las cookies, qué tipo utilizamos, etc.
  3. El consentimiento debe quedar muy claro y no dar lugar a interpretaciones.
  4. El usuario debe contar en todo momento con la posibilidad de exigir a la página que elimine todos sus datos.