Te contamos todo acerca del Blockchain, un fenómeno que se está abriendo hueco a pasos agigantados entre los expertos en marketing online.

El término Blockchain es una de las palabras que más están dando la vuelta al mundo en los últimos meses, y que apunta a provocar una gran revolución en ámbitos como el de la economía y, por supuesto, el del marketing digital.

¿Qué es el Blockchain?

La llamada cadena de bloques es una tecnología basada en una inmensa base de datos distribuida entre varios participantes. Algo así como un libro en el que se registrarían todas las transacciones de la red, y al que no se puede engañar.

Blockchain permite que transfiramos datos digitales con una seguridad nunca vista y sin necesidad de intermediarios. Una revolución que simplificará el mundo digital hasta niveles insospechados, y que dotará de total transparencia el día a día en internet.

¿Cómo ayudará Blockchain a mi agencia de marketing?

Esta tecnología, ideada originalmente para gestionar de forma segura mercados de criptomonedas, como el del Bitcoin, y que sirve para otros muchas cosas, supondrá a su vez un avance para el marketing digital:

1º. El “contrato inteligente” revolucionará el mundo laboral. Mediante la cadena de bloques, los contratos que firmemos con una empresa, un proveedor, o cualquier otro profesional, se mantendrán en la red siendo imposible de eliminar, y asegurando que las palabras de ambas partes se cumplan de la manera más veraz posible.

2º. El negocio de datos cambiará radicalmente. Pero no necesariamente para mal; puesto que en el universo del Blockchain cada usuario será dueño y señor de sus datos, y si una marca desea los mismos deberá pagarle. De este modo se eliminarían la utilización de medios para llegar al usuario, y nos encontraríamos con un comprador potencial mucho más fiel.

3º. Las compras online serán totalmente seguras. Con la tecnología Blockchain los productos podrían seguirse desde la fábrica al consumidor final, eliminando el miedo a estar comprando un producto falsificado.

. Los trolls pasarán a mejor vida. Si para navegar por la red cada usuario tuviera su propio “documento de identidad digital”, utilizado en redes sociales, compras online, datos bancarios, etc., el anonimato por el que se caracterizan los trolls se vería anulado, evitando la opacidad en las redes sociales y minimizando los ataques a las marcas.