La elección de los colores de nuestros sitios web se convierte en un factor imprescindible, ya que con ellos podemos transmitir mucha información.

El color es el primer contacto visual que los usuarios tienen de nuestra marca, por eso debemos tener especial cuidado a la hora de elegirlo. Además, los colores actúan directamente en nuestro cerebro de una manera más inmediata, incluso, que las palabras y las imágenes, ya que pueden percibirse a otros niveles, como es el emocional o el simbólico.

Es por todo lo anteriormente dicho que tenemos que ser conscientes de la gran importancia que el color tiene para el diseño de nuestra página web. Incluso podríamos decir que escoger la paleta cromática óptima para nuestra web es imprescindible para conseguir comunicar nuestro mensaje de manera efectiva y generar una imagen de marca.

Así, a la hora de escoger el color de nuestras páginas web, debemos seguir algunos consejos:

1.º Pensar en nuestro público objetivo y relacionarlo con los colores: pensar qué edad tiene, a qué sexo pertenece e indagar qué colores se adaptarán más a sus gustos y necesidades. Como ejemplo, cabría decir que los jóvenes se sienten más atraídos por los colores brillantes o vivos, mientras que los mayores lo hacen por los más sobrios o elegantes.

2.º Cuidado con los contrastes: debemos ser cuidadosos con el contraste del fondo y el color escogido, de manera que los textos sean fáciles de leer y no contaminen visualmente el entorno.

3.º Escoger una paleta de colores y utilizar siempre la misma, buscando la uniformidad en las páginas web y reforzar así la imagen de la marca.

Los colores y su significado

Como comentamos al inicio de este artículo, los colores pueden evocar emociones. Además, existe todo un mundo de psicología alrededor de los mismos:

  1. Rojo: desprende emociones fuertes, como la pasión. Se puede utilizar en negocios de alimentación, ya que aumenta el apetito, o en las promociones, ya que se asocia a compras rápidas y acciones urgentes.
  2. Amarillo: aumenta la alegría, aunque puede acabar cansando a la audiencia. Sin embargo, en marketing se asocia con la claridad y el optimismo. También es utilizado para indicar ofertas y que un producto es barato.
  3. Azul: se asocia a la paz, la serenidad y la calma, por ser el color del mar y del cielo. En marketing se usa más en empresas con público objetivo adulto y emana seguridad.
  4. Verde: se usa en las tiendas como mecanismo para tranquilizar y hacer sentir bien. Simboliza la naturaleza y se asocia a la salud. Además, representa el crecimiento y el dinero.

Vemos, en definitiva, que existe un mundo alrededor de los colores, una psicología que influirá enormemente en el éxito o fracaso de nuestro diseño web.