Si eres community, lo entenderás perfectamente. Tienes un copy, piensas en todo lo que necesitas para publicar y falta el gran elemento que ilustre todo lo que quieres transmitir: la imagen. Sin embargo el dilema viene cuando no sabes de dónde sacarla, y si la encuentras, no tienes muy claro si tiene permiso del autor para publicarla. A continuación toma buena nota de los siguientes consejos antes de compartir algún contenido. Te contamos cómo usar las imágenes en Social Media y los derechos de autor.

Asegúrate siempre antes de publicar que cumples las leyes de derechos. Primero, por respeto al autor y a su trabajo, y segundo, para evitar problemas.

Pero ¿qué son exactamente los derechos de autor?

Los derechos de autor son aquellos que defienden y protegen la autoría y el reconocimiento de una obra. Aquel que ostente los derechos de autor es el que toma las decisiones sobre el uso de una imagen. De él es la responsabilidad de ponerla en circulación, en venta o de forma gratuita para el público.

Cualquier autor que cree una obra adquiere por defecto estos derechos, y existen trámites para poder registrarlos. Una opción que varía dependiendo del gremio artístico al que se pertenezca.

Por eso, si utilizas una imagen sin permiso, puedes estar infringiendo estos derechos, lo que conllevaría la retirada de la misma y la posibilidad de demanda.

El uso legítimo de este tipo de archivos se dará cuando no se utilicen las imágenes con fines comerciales, se saque beneficio de ellos o se transforme, pero dependerá de cada caso. Cada autor decide cómo se pueden compartir sus obras.

Utiliza Creative Commons

Creative commons es un tipo de licencia muy extendida por la red. Nos permite de forma fácil saber, mediante iconos, las limitaciones del contenido que ha dado el autor. Existen varias licencias que te serán de utilidad para su rápida interpretación.

Otras prácticas y licencias

Asegúrate que puedes usas la imagen que quieres adjuntar. En redes sociales puedes tener ciertas complicaciones si utilizas imágenes sin citar la fuente. El mejor ejemplo es Instagram. Existen formas de recompartir una imagen, pero debes hacerlo citando a la fuente.

Para que te sea más fácil encontrar lo que buscas, recurre a bancos de imágenes gratuitas. Existen muchos, y la mayoría de ellos especifica de forma clara las licencias de cada imagen.

Otra opción es utilizar las herramientas de Google. Google imágenes permite buscar con las especificaciones de derechos de autor que tú prefieras.

Utiliza la búsqueda avanzada para buscar por imagen y asegurarte antes de publicar que tienes los permisos para usarla. Así podrás asegurarte de que tiene licencias las licencias que buscas.

Y ante todo, no te desesperes. Existen muchas personas que comparten sus imágenes para que puedas usarlas para tus publicaciones. Próximamente dedicaremos un artículo a cómo utilizar vídeo sin problema.