Llevamos diciéndolo desde hace tiempo. El vídeo es tendencia en 2016 y forma parte del día a día de los usuarios en redes sociales. Las diferentes plataformas están compitiendo unas con otras con tal de incitar a sus seguidores y fans a utilizar vídeo.

Las cifras nos lo dicen

Facebook y Snapchat superan los 8 millones de visualizaciones diarias, y Youtube recibe más de 4 millones de visitas diarias, constituyendo el público de asiduos de esta plataforma casi un tercio de los usuarios de internet. ¡Casi nada!

Según Hootsuite, el 72% de las empresas que incluyen vídeo en sus estrategias de marketing han aumentado sus tasas de conversión y se estima que el 74% de todo el tráfico web para el próximo año 2017 proceda del vídeo.

Facebook, con 500 millones de usuarios, registra unos 100 millones de visualizaciones de vídeo diarias.

A estos datos se unen otras plataformas como Periscope, que están subiendo como la espuma. La app de reproducción de vídeo instantáneo desde cualquier sitio ha logrado 10 millones de usuarios en unos pocos meses.

Sin duda, y con estos resultados, tenemos más que claro que nuestra estrategia de marketing debe incluir vídeo sí o sí. Bajo esta premisa, os damos unas pautas sobre como utilizar vídeo en las distintas redes sociales para alcanzar tu objetivo:

1.- Antes de compartir el vídeo, intuye que se vaya a viralizar desde el primer momento. Esta es la primera pregunta que debemos hacernos: ¿Por qué la gente quiere compartirlo? Mira tendencias, escucha a tus seguidores y fans, y analiza que es lo que lleva realmente a tener engagement.

2.- Crea una estrategia para cada plataforma de redes sociales. Cada una tiene sus puntos fuertes y débiles. Debes localizarlos y enfatizar el vídeo en aquellas que vaya a tener más repercusión. Ganarás audiencia.

3.- El poder del copy. Una buena redacción, ingeniosa de la trama es lo que ayuda a ser compartido por muchos más usuarios.

4.- Haz y fomenta que el usuario se sienta héroe e incítale a participar. Los vídeos más poderosos y con más engagement son aquellos en los que el espectador se siente protagonista de la propia historia.

5.- Las emociones son las que más vilarizan un vídeo. Las emociones altamente positivas activan el cerebro y nuestra parte emocional.

6.- Si es corto, (casi siempre) mejor que mejor. Twitter también se ha puesto las pilas. De momento, establece un límite de 30 segundos, tiempo que casi siempre nos deja con ganas de publicar un poco más. Instagram ya se está desmelenando y de 15, ha pasado a 30 segundos. Y Snapchat permite hasta 10 segundos, el tiempo suficiente para desvelar mucho.

7.- Se estima que 30 segundos es el tiempo suficiente para no aburrir al público. ¿Será por ello que Twitter haya establecido este límite?

8.- No te olvides de añadir descripciones de contenido, enlaces y demás detalles. La búsqueda del vídeo es indispensable para que los usuarios lo localicen mejor y cuanto antes. Recuerda los datos de Youtube. Está en segunda posición después de Google.

9.- Si te atascas en tu estrategia de vídeo, piensa en el impacto del principio. Invierte tiempo en hacer que funcione. El rumor del primer momento es fundamental para que los influencers lo viralicen. Si engancha desde un principio, lo demás vendrá rodado.