Tu sello personal es una de las mejores bazas con las que cuentas para tan ardua tarea, pero, ¿cómo conseguir alcanzar una imagen e identidad única? A continuación, te mostramos tips para crear un nombre de marca exitoso.

El simbolismo y el sonido

Hay marcas que expresan sonidos evocadores de sensaciones positivas en sólo unas cuantas letras. Sin ir más lejos, Häagen-Dazs o Limoncello son dos ejemplos de empresas que basan la efectividad de su nombre de marca en la musicalidad y cercanía que este posee.

A su vez, numerosos estudios afirman que el cerebro humano posee una capacidad sin igual para relacionar ciertas partes del cerebro con la metáfora, por lo que utilizar palabras que transmitan al cliente una sensación, o significado acorde a nuestro tipo de producto, puede marcar la diferencia a la hora de recordar o no nuestra marca.

La sencillez, la clave

Hoy en día casi todo está descubierto, pero hay que intentar alcanzar la simplicidad siempre en nuestro nombre de marca. Ten en cuenta que los nombres de una sola palabra son casi siempre la mejor opción; gran parte de las compañías más influyentes cuentan con uno sencillo y corto (Amazon, Apple, Twitter, Starbucks…).

Las marcas formadas por dos palabras pueden ser también buena opción en según qué caso, pero hay que evitar siempre utilizar más de tres o cuatro. Recuerda, menos es más.

Innova léxicamente

Si no eres capaz de encontrar la palabra, no tengas miedo de inventar una que se ajuste a lo que buscas. El lenguaje sigue un ciclo en constante evolución del que te puedes aprovechar; un buen consejo es que tu nombre no se aleje mucho del producto o servicio que proporcionas, y para ello la visión de la gente cercana a ti puede ser de gran ayuda.

Sin embargo, también existen ejemplos evidentes como Google, una acepción nacida de la nada que ha terminado en todos los diccionarios. Intenta innovar con un concepto nuevo que impacte a todo el mundo.

¡Muy importante! El logo

El nombre de tu marca siempre irá de la mano de su logotipo y serán inseparables. Una vez tengas la idea en la cabeza piensa si quieres utilizar un logo textual (Coca-Cola, Facebook, etc), o por el contrario uno abstracto (Apple, Renault). Todo cuenta a la hora de crear la imagen perfecta.

Piensa en el futuro

Tienes que tener en cuenta el potencial crecimiento de tu empresa a la hora de pensar en tu marca. Un nombre de marca equivocado puede truncar tu futuro.