Estar al día es obligado para los diseñadores. Últimamente se dejan de lado las composiciones simples y cerradas y destacan los diseños más abiertos y caóticos. ¿Cuáles son las tendencias de diseño web para este año 2017?

Diseños abiertos. Hace un tiempo destacaban las composiciones más estáticas y cerradas. Ahora resaltan la cantidad de elementos en suspensión que van apareciendo de forma gradual.

Ganan terreno las asimetrías. Diseños asimétricos que no están perfectamente equilibrados en los lados izquierdo y derecho de la pantalla.

Mayor diversidad. Más inserción de líneas diagonales, basadas en diseños más complejos y formas orgánicas.

El aparente caos. Muchos diseñadores web ya han empezado a alejarse de las formas minimalistas. Existe un mayor deseo de libertad de diseño y de un enfoque menos rígido. Surge la necesidad espontánea de llevar a cabo un cambio. Está cambiando poco a poco la ubicación y colocación de elementos con una aparente caos en el que a la vez existe cierta armonía de dependencia entre ellos. Se puede ver en los encabezados, los iconos o párrafos. Se implementan algunas figuras geométricas con un único fin decorativo.

Otra forma de romper la armonía minimalista se está llevando a cabo con los contrastes acentuados de separadores más finos.

Amplios separadores y patrones. Cada vez predominan más los fondos y patrones en diseño web (líneas más finas que hacen de separador entre apartados, o las rayas y puntos). Su función sirve como elemento para justificar los movimientos como lógicos.

Detalles puramente decorativos. Hay muchos más que hace unos años, y más pequeños que están ligeramente separados de los contenidos que ilustran.

Suaves animaciones entre secciones y narrativas más pensadas e intuitivas. Las animaciones no son nada novedoso, pero el aumento de estas cambiando de un sitio a otro, crean secuencias de transiciones más suaves. Aportan valor añadido y constituyen la singularidad de una página en cuestión.

La tipografía más rica. Los diseñadores están ampliando repertorio de tipos de fuente. Por ejemplo las serif con las no-serif, e incorporando una variedad de efectos, imágenes y vídeos.

Tipografías más geométricas. La tipo sans serif geométrica ha ganado terreno. Denota y transmite un carácter más agresivo y expresivo. También destacan otras como la serif en grandes titulares o apartados, o las tipo typewritter monoespaciado. Tipografías como la large son parte de la clave visual.

Efectos adicionales impuestos a la tipografía. Se intensifica una fuerte integración entre la tipografía y las imágenes o animaciones.

Predominio de tonalidades más oscuras y tenues. Gradaciones oscuras de color para rellenar, con la intención de generar fondos más sombríos. Sin embargo, las tonalidades finalmente siempre van asociadas al carácter y características e identidad de la marca.