El Smarketing, es la capacidad de alienar, alcanzar un equilibrio entre los distintos departamentos de marketing y de ventas online. Sin duda, si se lleva a cabo una buena estrategia, seguro que funciona. ¿Cómo lograr ese equilibrio?

Independientemente de a lo que se dedique tu negocio, o de cuál sea el objetivo y resultados perseguidos, hay un elemento común en todas las grandes estrategias de marketing: conseguir una alineación con el departamento de ventas.

Lo que está demostrado es que a través del Smarketing se consigue incrementar el retorno de inversión (ROI), establecer lazos de unión, e incluso ayuda a alcanzar los objetivos de forma más rápida por la información valiosa que cada equipo pueda aportar. A través de los siguientes tips seguro que lograremos grandes resultados:

Recopilar datos del CRM

Un departamento de marketing que no cuenta con datos detallados de ventas es algo así como ir dando palos de ciego. Lo primero que se debe hacer es revisar las campañas que han alcanzado mayor éxito y las que menos. También se deben buscar y conseguir info sobre: el tipo de negocio, el tamaño, las fuentes y el número de contactos o usuarios.

Se debe compartir el mismo funnel o embudo multicanal.

Digamos que el departamento de marketing sería el responsable o encargado de llevar a cabo los dos primeros estadios del funnel. Es decir, encargarse de los visitantes o usuarios y de las oportunidades de venta.

En cuanto a los dos siguientes estadios, el intermedio que ocupa el MQL (Marketing Qualified Lead) y el SQL (Sales Qualified Lead) que interpretan y recogen el número de leads (o datos recopilados de usuarios a través de web), debería compartirse entre los dos departamentos.

Y los dos últimos estadios del embudo que estarían al final del todo, ocupado por las conversiones (oportunidad y clientes), deben ser asumidos por el departamento de ventas.

Con el Smarketing se fomenta y debe existir una comunicación constante entre ambos departamentos.

Ambos equipos (tanto el de marketing como el de ventas) deben tener claro los términos empleados y lo que significa cada uno de ellos (leads, conversiones, funnel etc…).