Mientras que el SEM utiliza métodos de pago, el SEO se dirige hacia los medios orgánicos y gratuitos.

Aunque estamos ante dos términos totalmente diferentes (SEO y SEM), puede ocurrir que, en ciertas ocasiones, se confundan. Por eso, en este artículo, trataremos de explicar las principales diferencias entre ambos.

Empezamos con una definición de cada uno de los términos:

¿Qué es el SEO?

El SEO (Search Engine Optimization) es el posicionamiento orgánico en los buscadores, que se traduce en la mejora de la visibilidad de nuestros sitios web en los motores de búsqueda.

¿Qué es el SEM?

El SEM (Search Engine Marketing),  por su parte, es el marketing en motores de búsqueda. Es decir, que, a través de métodos de pago, se dirige a promocionar nuestros anuncios en los buscadores.

Aunque los dos conceptos buscan el mismo objetivo (aumentar la visibilidad), las formas de llegar al público los diferencian en gran medida. A continuación os mostramos las principales diferencias:

1.º Inversión: mientras que en el SEM se paga por cada clic recibido, el SEO genera visitas desde medios orgánicos y gratuitos.

2.º Posición: el SEM se dirige a la colocación de anuncios en sitios web o blogs con gran tráfico, así como a la parte superior y derecha de los buscadores. Mientras que el SEO busca las primeras posiciones de los resultados de búsqueda orgánicos.

3.º Tareas: el profesional del SEO tiene como principales tareas analizar y solucionar los principales problemas técnicos de las plataformas online (sitios web). Ya que, de lo contrario, los buscadores no indexarán las páginas correctamente. Conseguir que otros sitios web enlacen a nuestra página (enlaces entrantes), optimizar el contenido del sitio, cuidar la arquitectura del código HTML para que el robot de Google pueda identificarlo correctamente, entrelazar nuestras páginas internas y asegurarse de que el sitio cargue rápidamente, son algunos de los aspectos que el SEO debe cubrir.

Por su parte, el SEM se encarga de estudiar el público objetivo a quien va dirigida la campaña y encontrar la forma adecuada para llegar a este. Definir las principales keywords con las que los ads se mostrarán a la audiencia, planificar y ejecutar los anuncios o campañas de publicidad, y analizar los resultados.

4.º Medición: el SEM es más fácil de controlar y medir, ya que se puede decidir qué inversión queremos hacer, las frases y keywords que deseamos implementar, adónde queremos dirigirnos (geográficamente, público objetivo y páginas) y después analizar los resultados. Mientras que los resultados alcanzados gracias a las acciones de SEO son más ambiguos y difíciles de relacionar.

Como hemos observado, se trata de dos términos que, aunque persiguen el mismo objetivo, se diferencian tanto en las formas como en los medios utilizados. Por lo tanto, debemos ser conscientes de que hablamos de dos estrategias de marketing distintas.