¿Cómo darte cuenta que tu logo no funciona? Si el tráfico de tu web está mermado o no consigues el objetivo o los ingresos que esperas, es que algo pasa. Te contamos varias señales por las que te darás cuenta que debes renovar la imagen de tu marca.  

  1. El logo no consigue generar el tráfico esperado 

Cuando tu web no alcanza el tráfico deseado, puede ser por muchas razones, pero una de las más evidentes, seguramente sea el logotipo. Date cuenta que es la cara más visible de tu marca. Si el tráfico de tu página disminuye y el porcentaje de rebote es muy alto, reconsidera que necesita actualizarse.

  1. Tu logo no va con la imagen de marca en redes sociales y nuevos medios.

Si lo lanzaste antes de todo el apoteósico mundo del social media y la revolución e-commerce, plantéate que debes rediseñar la insignia de tu marca. El diseño ha evolucionado y dado un gran salto en poco tiempo. Además debes pensar en el responsive y su adaptación a los dispositivos como smartphones y tablets.

  1. Tu logo se diseñó en una plataforma analógica.

En este caso, adáptalo a un entorno digital.

  1. Cuando es demasiado complejo o no llega

Quizá a ti te parezca muy cercano, pero piensa que tu imagen más visible de marca tiene que llegar a todo el mundo. En este caso, cuanto más sencillo sea, más fácil será de identificar. Sencillo, y acorde con la línea y filosofía de marca es lo ideal.

  1. Cuando haces el logo tú mismo, sin ayuda de profesionales…

Te diremos que se nota. Si no es de tu competencia, no corras el gran riesgo de hacer el logo tú mismo. En este sentido debes ser lo más honesto posible y contratar a expertos en la materia. Al final te compensará.

  1. Falta de homogeneidad o errónea identidad y relación de colores

Fíjate en marcas universales y memorables. Seguramente las tengas tan interiorizadas, que entenderás el porqué de su armonía perfecta en la utilización de colores corporativos. Aquí sí que es interesante dotarte de un buen equipo, que te ayudará a llevar a cabo una buena elección de los colores para que funcione tu marca.

  1. Cuando simplemente no te gusta.

Quizá no te guste o convenza del todo, pero puede que capte la atención de tus clientes, que al final es lo que importa. Esta es la pregunta que realmente debes formularte. Contrasta opiniones. Siempre te vendrá bien tener otra perspectiva.

Y sobre todo recuerda, tu logo probablemente siempre es la primera toma de contacto con tu marca de potenciales clientes.