Si eres asiduo de Twitter, seguramente te hayas enterado. Todo comenzó el pasado fin de semana. El hashtag #RIPTwitter se viralizó por la red en cuestión de horas, convirtiéndose en trending topic durante todo el sábado y domingo.

Pero ¿Realmente cuál fue la razón? Sus usuarios estaban furiosos cuando la plataforma del microblogging anunció que se estaba probando un nuevo algoritmo basado en identificar y destacar los tweets más relevantes, dándoles prioridad en el timeline ¿Os suena? Seguro que sí, porque esta es la estrategia que ha venido siguiendo Facebook en los últimos tiempos, ahogando a aquellos posts orgánicos y no de pago. De esta forma se terminaría con uno de los rasgos más importantes de la red social, es decir, terminarían de mostrar su contenido de forma cronológica.

The Verge anunció el mismo sábado que la nueva forma de mostrar los tweets estaría dividida en dos partes. La primera de ellas, sería el top con la sección “While you were away” (“mientras no estabas”) que destacará los tweets que te has podido perder mientras no has estado conectado, y la otra parte, aquí es donde entra en juego el supuesto nuevo algoritmo, que decidirá en función de una serie de ciertos condicionantes aun no descubiertos, pero que pueden variar en función de intereses o hábitos, mostrará determinada información relevante. Justo debajo, continuaría el orden cronológico normal como hasta el momento.

Es por ello que una avalancha de testers se adelantó a afirmar que esta nueva estrategia enturbiaría la cobertura de ciertos eventos, sobre todo con el modo “live-tweeting”, tuiteando de manera constante y continua en torno al mismo evento.

Sin embargo, los aires se han calmado un poco cuando el CEO Jack Dorsey desmintió el pasado lunes mediante un tweet afirmando: “¡Hola Twitter! En cuanto a #RIPTwitter: Quiero que sepáis que siempre os escuchamos. Nunca acordamos reordenar los timelines la semana que viene”. En definitiva, que de momento no está previsto nada, eso sí, para la próxima semana. Por lo que puede que de aquí a un futuro no muy lejano efectivamente se produzcan cambios. Sin duda a día de hoy, NO. Lo que pueda ocurrir, está por venir.