Facebook viralizó un reto que consistía en subir dos fotos, una actual y otra de hace 10 años. ¿Había alguna intención oculta en el reto #TenYearsChallenge?

Cualquier usuario de las redes sociales se habrá cruzado últimamente con el reto de los 10 años.

Se trataba simplemente de subir una foto actual junto a una foto de hace 10 años, para así compartir con los demás un versus de los cambios que había experimentado cada usuario de Facebook a lo largo de los años.

Retos virales en redes sociales

Los usuarios están más que acostumbrados a los retos virales en las redes sociales. Nadie tiene muy claro de dónde surgen, simplemente llegan al feed de las personas y muchas deciden participar.

En algunas ocasiones ha surgido controversia, ya que ciertos retos suponían un riesgo para aquel que los realizase. Un ejemplo es un reto reciente que animaba a la gente a meter la cabeza en un saco de carbón para sacar la cara completamente ennegrecida por el carbón.

¿Qué puede haber detrás de un reto aparentemente inofensivo?

Este reto no tiene aparentemente nada que pueda resultar peligroso, pero puede ser que sí sospechoso. La periodista Kate O’Neill detectó que quizás este reto viral tenía algo que ver con el creciente interés en el reconocimiento facial por parte de las empresas tecnológicas.

Otro dato que refuerza su argumento es que el reto #TenYearsChallenge surge de Facebook. Recientemente, Facebook ha sufrido escándalos por no tratar la información de los usuarios con la confidencialidad que debería.

Entrenando a un algoritmo de reconocimiento facial

La teoría de Kate O’Neill se basa en que posiblemente Facebook quisiera recopilar todas las fotos para tener una base de datos suficientemente grande como para entrenar a un algoritmo de reconocimiento facial.

Algunos escépticos apuntaban a que Facebook ya tiene acceso a las fotografías. Los defensores de esta teoría respondían que gracias al reto disponen de la información de una manera mucho más optimizada.

Además, el hecho del contraste de la edad podría ser un dato más a favor de esta teoría, pues la inteligencia artificial podría desarrollar la habilidad de reconocer a una persona en diferentes etapas de su vida.

Evidentemente, se trata únicamente de una teoría. No se debe crear una alarma, pero a la vez es bueno, como usuario, tener una visión crítica y mantenerse alerta de que en una sociedad cada vez más conectada, los datos personales son muy valiosos, y que detrás de este tipo de acciones virales siempre se puede perseguir algún otro fin.

Con este tipo de retos, debemos valorar cuándo debemos compartir nuestra imagen con toda una red social o no.