Hacer clic en un anuncio, suscribirse a un boletín informativo, descargarse un app, o hacer una compra online. Estas acciones, consideradas como valiosas para nuestro negocio online, son las que conocemos como conversiones, que nos informan de los resultados de nuestro negocio online y son claro indicador de si estamos alcanzando realmente nuestro objetivo, más si se convierten en ventas.

Si acabas de lanzar una nueva web o ya la tienes desde hace tiempo, puede que tus visitantes no lleven a cabo tantas conversiones como esperabas. Varios son los factores que entran en juego. Desde un mercado demasiado pequeño, hasta que los usuarios se encuentren con varios problemas técnicos una vez entran a tu sitio. Por ello, si eres de los que tienes este problema, es necesario, y merece la pena, que te tomes algo de tiempo para identificar donde puede estar el verdadero atasco por el que tus visitantes no llevan a cabo conversiones.

Antes de profundizar con un análisis de tu negocio e-commerce, primero de todo, es importante entender las expectativas en términos de porcentaje de conversiones. Aunque cada web es un mundo, la mayoría de los sitios obtienen un tasa media de conversión entre un 1 y un 2%. También hay que contar con circunstancias ajenas como a la época del año, la temporada de tu mercado, o las fuentes de tráfico. No es lo mismo vender ropa de esquí en invierno que en verano.

Posibles problemas o atascos para tus conversiones

Diseño web pésimo o deficiente ¡Ponte al día!
En los tiempos que corren no te puedes permitir el lujo de tener una página web desfasada y mal estructurada. Parece mentira, pero puede ser una de las razones fundamentales de aquellas webs con una tasa de conversión muy baja. Si tu página está hecha un desastre, es lógico que los usuarios piensen que una compra online en tu site pueda convertirse en toda una aventura.

Largas esperas en el tiempo de carga. Optimiza
Otra de las razones por las que la tasa de conversión brilla por su ausencia. El tiempo de carga es lo que te puede hacer destacar respecto a tu competencia. Si la página carga mal, ya sabes, los usuarios huyen.

Mal servicio al cliente. Debes dar buen servicio de ayuda online.

¿Tus clientes tienen que experimentar toda una aventura para contactar contigo? Estás perdido. Tu servicio de atención al cliente es vital para una buena tasa de conversión. Y más de lo que piensas. Tener el chat disponible en la web y full time es imprescindible para posibles dudas o problemas que puedan surgir. También un número de teléfono, tus perfiles de redes sociales, y un servicio eficiente, te harán vender más.

Seguridad de los datos de tus clientes.

Dado el número de riesgos por seguridad online, no te extrañe que si tu web no parece lo suficientemente segura, tus usuarios se muestren reacios a introducir su número de tarjeta de crédito. La falta de confianza en tu web, o la ausencia del certificado SSL, puede ser crucial para que tus usuarios se vayan.

Generar clientes y conversiones no es imposible. Si tomas determinadas soluciones, la oportunidades de negocio online, pueden ayudarte a identificar posibles problemas y aplicar soluciones rápidas y eficaces.