¿No llega todo el tráfico que esperas a tu web? Si te ocurre esto, no tires la toalla. Todo tiene un por qué. Seguramente se deba a tu contenido y estructura. ¡Más de lo que crees! A continuación te explicamos cuáles son los 5 errores tipo más frecuentes en una web corporativa:

Ausencia de vídeos en lugares destacados. Cuentas con un producto único, una estrategia de marketing muy agresiva y un gran equipo de edición de vídeo. Pero ¿Por qué no haces que los vídeos sean lo más visible? El vídeo es uno de los medios que atrae más a los usuarios, y suelen conectar mejor que otras herramientas. Así tu visitante puede entender mejor y más rápidamente lo que puedes ofrecerle.

Bombardear con demasiada información. Una vez hayas atraído a tus clientes con un pequeño vídeo corporativo, la teoría de “menos es más” es clave para cualquier sitio web corporativa.

Evita los párrafos demasiado largos y no sobrecargues al lector. El uso de excesivos números y estadísticas tampoco gusta demasiado al usuario.

Abusar de muchos enlaces tampoco ayudará a conocer todas tus cualidades como negocio, es decir, que eres competente, organizado y que vas a ser capaz de satisfacer las necesidades de tu cliente.

Ausencia de etiquetas y de organización para las búsquedas. Etiquetar un vídeo o un artículo será lo que ayude a llegar de forma más fácil a tu web corporativa. Pero si las etiquetas son excesivas, puede que este proceso de búsqueda hasta llegar a tu web, sea imposible. Sin embargo, no tenerlas, no te ayudará a difundir tu contenido, sobre todo en redes sociales. Por ello debes elegir cuales son las más relevantes y pensar como nos buscan y qué les interesa realmente a los usuarios.

La misma lógica hay que aplicar respecto al contenido. Anticípate a las necesidades de tus usuarios y en base a ello organiza tu contenido. Un contenido bien clasificado y ordenado facilitará la navegación. Las webs con varias páginas necesitan una buena clasificación para poder ser fácilmente identificables.

Pasar por alto errores tipográficos. Puede parecer increíble pero tener errores de este tipo puede hacer que un posible usuario o potencial cliente deje de interesarse por nuestra web corporativa.

Prueba tu nueva web corporativa. Si tras varios meses llevando a cabo una tarea tan laboriosa, lanzamos la nueva web y no testeamos y probamos su funcionalidad, podemos tirar por la borda todo nuestro esfuerzo.

Para ello es totalmente recomendado probar el sitio desde diferentes soportes, también desde tabletas o móviles para comprobar que la web es responsive.