Las marcas tienen la enorme capacidad de conectar con las emociones del consumidor, y muchas de ellas se han dado cuenta que la vuelta al pasado es un potente recurso para lograr esta conexión emocional. Lo vintage y la nostalgia atrapa ¿Por qué funciona tan bien en las estrategias de marketing?

Por citar algunos hechos, nos remontamos a los añorados años 80, en el que el lanzamiento de grandes marcas y la moda marcó toda una década inolvidable para varias generaciones. También están aquellas épocas del pasado, anteriores, llenas de glamour y tendencia de buen gusto, que al usuario le hubiera gustado haber vivido.

Apple, el claro ejemplo de marketing emocional

La marca es algo más que una simple conexión emocional entre consumidor y el producto. Apple ha conseguido conectar neurológicamente con sus consumidores rozando la adicción. Transmite auto-satisfacción y bienestar, además de valores muy positivos, todos ellos en torno a la figura de Steve Jobs.

La pirámide de Maslow

La teoría de Maslow sobre motivación humana, que sin duda funciona y puedes aplicar a tu estrategia, es capaz de crear una conexión emocional con tu público mainstream, a través del recuerdo y la lealtad de cliente.

Con su teoría, viene a decir que las acciones humanas surgen del deseo innato de satisfacer las necesidades más básicas como comer o dormir, hasta las más complejas, como satisfacer la autoestima. Analiza con detenimiento esta jerarquía de necesidades con tu público, te ayudará trazar estrategias para tu campaña.

¿Por qué la nostalgia funciona en las campañas de marketing?

La nostalgia como deseo o ganas impetuosas de volver al pasado, idealizándolo, no se traza como una foto del pasado, sino más bien como un conjunto de recuerdos interconectados entre sí. En este caso, y aplicado al marketing refuerza y atrae las emociones positivas, que fortalecen la conexión con las marcas, y finalmente influye en el proceso de compra.

Así que, si la marca lo pide y conecta con esta idea, no dudes ponerlo en práctica.