Desde su aparición y explosión hace más de una década, la situación en social media ha cambiado por completo marcando una realidad que ni mucho menos es la de sus inicios. En el siguiente artículo vamos a ver cómo debemos actuar al respecto.

Nacieron para impresionarnos. Pudimos comprobar como conectar con amigos, familiares o reanudar el contacto con amistades del pasado fue posible gracias a las redes sociales. Como contar y compartir momentos de forma instantánea y visual nos ha ido atrapando poco a poco. También como podemos exhibir nuestras aficiones y habilidades y que sean públicamente reconocidas por el resto de la comunidad. Y finalmente como hemos quedado atrapados y enganchados a una serie de plataformas sin las que actualmente ya no concebimos nuestro día a día.

Aquí llega la verdadera realidad

Poco a poco nos han ido captando bajo la idea de ser comunidades libres de anuncios donde la idea lucrativa de negocio no existía. Paraísos libres de publicidad, que era lo que más nos gustaba.

Sin embargo esta no es la realidad. A medida que la industria, los bloggers y el mundo de marketing empezó a darse cuenta del poder que adquiría un simple post para llegar a millones de usuarios, la cosa ha cambiado. Facebook, una vez contó con su gran base de datos de usuarios, se dio cuenta que esto podía ser una gran línea de negocio, a la que Google Adwords vio como serio competidor. Poco a poco se han ido apuntando el resto (Twitter, y hace menos tiempo Instagram).

La cruda realidad es que ahora, y bajo sus continuos cambios, entre otros el algoritmo de noticias que influye sobre una mayor o menor visibilidad de determinado contenido, nos hacen pasar por caja. Algo que no hace ninguna gracia al sector.

Qué hacer

Primero de todo, evolucionar y adaptarnos a los continuos cambios.

  • Conviértete en el dueño de tu propia estrategia y controla tu tráfico. Pensar como social media y buscar y generar tráfico leal y constante. Continuar con el email marketing. Úsalo para no depender solo de determinadas plataformas sociales.
  • Invierte en plataformas de automatización y control de marketing online y social media. A través de ellas puedes obtener y hacer más con menos.
  • Centra tu estrategia en ver qué es lo que mejor funciona. Recabar datos y trabajar con ellos es vital.
  • Hay que invertir en campañas de Ads. Pero eso sí, antes de tirar el dinero, asegúrate el coste que supone y debes destinar, así como el alcance que se puede generar con pequeñas pruebas.
  • No tomes soluciones precipitadas. Las estrategias de marketing online no son una carrera de velocidad, sino de fondo.
  • Trabaja con influencers y por qué no, colabora y establece fusiones con otras empresas. La antigua dinámica que creíamos en social media se ha terminado. Por eso ahora hay que basar nuestras estrategias de forma global, y bajo determinado target o público.