Si conocemos las opiniones de los consumidores, podremos ofrecerles lo que ellos desean y en la manera en que lo quieran,  y aumentar así nuestras posibilidades de éxito

Es importante monitorizar las conversaciones con los clientes. Si conocemos los gustos de los usuarios, podremos encaminar nuestras estrategias a atraerlos.

En la actualidad, las marcas competimos ferozmente por aumentar la visibilidad en las redes sociales. Todos queremos alcanzar cuotas enormes de popularidad, miles de seguidores y generar una comunidad en torno a la marca, pero a veces no somos del todo conscientes de que los usuarios empiezan a estar sobresaturados de la información que reciben cada día.

Ahora bien, el análisis de los resultados de las marcas ya no se limita a las ventas y los beneficios, sino que ahora tenemos en cuenta otros aspectos como la popularidad, el engagement o el sentimiento de marca. Además, somos conscientes de que una buena estrategia de contenidos puede aportarnos grandes beneficios, y un simple error en las redes sociales puede llevarnos directos a la perdición. Aun así, seguimos sin dedicar demasiado tiempo a escuchar lo que quieren los consumidores, a monitorizar las conversaciones con ellos o entre ellos. De manera que reduzcamos al mínimo el riesgo de fallo y aumentemos el porcentaje de éxito.

Porque si escuchamos a los usuarios, conoceremos sus gustos, sus preferencias y sus verdaderos intereses, y podremos ofrecérselo antes que la competencia. Por el contrario, también estaremos en posición de saber de qué están cansados y qué no soportan para evitar por todos los medios caer en graves errores.

Introducir las ideas de los consumidores en nuestras estrategias

Una vez somos conscientes de la necesidad de escuchar a los usuarios tanto en las conversaciones entre ellos, en las que reflejan grandes ideas, como en las que mantienen con nosotros, en las que podemos conocer pros y contras de la marca, toca pasar a la acción. Es el momento de introducir sus ideas en nuestras estrategias de marketing para que estén realmente dirigidas a nuestro público objetivo, que es quien realmente nos interesa.

Porque cuando introducimos las opiniones de los usuarios en nuestras estrategias de Content Marketing, estaremos ofreciéndoles lo que realmente les interesa. O, cuando integramos las distintas ideas que los consumidores nos han aportado en nuestras acciones de Social Media o de Email Marketing, estos se sentirán identificados y valorarán más a nuestra empresa.

En definitiva, se trata de introducir al consumidor en nuestras acciones para que sienta que lo tenemos en cuenta y valoramos sus opiniones. Asimismo, de este modo, el consumidor ve a la empresa más cercana y real, una marca con la que poder conversar y que valora realmente sus gustos y sus preferencias. Es decir, una compañía que toma nota de los consumidores y trabaja para ellos, dejando de mirarse un poco el ombligo y echando un vistazo hacia el exterior.