¡Sí, sí! Es fugaz. Sus mensajes desaparecen al instante y se autodestruyen en cuestión de unos segundos. Esto es Snapchat, una app, que más que una red social, podemos decir que se trata de un servicio de mensajería instantánea similar a WhatsApp que permite enviar mensajes en forma de video o foto a un sólo amigo o a grupos. Lo peculiar es que quien los envía puede seleccionar el tiempo que quiere que el destinatario pueda ver el mensaje (entre 1 y 10 segundos). Así que si quieres leer lo que te han enviado fuera de ese tiempo ¡Mala suerte! No llegaste a tiempo.

La finalidad de su duración es evitar que los usuarios puedan capturar las imágenes o videos. A la imagen o al video se le puede añadir un pequeño texto o incluso dibujos que aparecerán de forma efímera y se esfumarán para siempre.

¿Por qué más entre millennials?

Si bien se está extendiendo a otras generaciones, es entre los millennials donde su uso se ha desorbitado. Tengamos en cuenta que este público, con edades comprendidas entre los 13 y 18 años ha nacido prácticamente con las redes sociales, por lo que esta revolución ha condicionado su forma de vida y hábitos.

Aunque en España y resto de países europeos está creciendo, es en los países anglosajones donde se ha disparado su consumo. Harvard encuestó a un grupo de chavales americanos con edades comprendidas entre los 18 y 29 años, y descubrió que el 33%, disparándose esta cifra entre los universitarios (hasta el 55%), tienen una cuenta con Snapchat. Como la mayoría de redes sociales, se utiliza más entre las chicas (38%) que por chicos (28%).

El estudio IOP afirma que ya supera en rapidez de crecimiento a otras redes sociales como Instagram (44%) o Pinterest con el 34%, sus dos competidoras más directas. Aun así Facebook sigue situándose a la cabeza con un 83%.

Lo más visto

No nos engañemos, Snapchat es tan rápida que a veces se va un poco de las manos. Nos podemos encontrar principalmente:

  • Con frames de la vida cotidiana que pueden convertirse hasta en 5 instantáneas porque la imagen no ha salido todo lo bien que queríamos, y que tienen tiempo límite. Para eso están otras redes que nos permiten inmortalizar el selfie o la foto perfecta.
  • Se abusa del sexting. Si las fotos duran tan poco los teens se atreven con todo. Compartir imágenes semi o con desnudo integral puede ser un típico de Snapchat. Total, se borra en segundos.
  • Algunos juegos ilegales: Se pueden ver fotos con alcohol, algún consumo de drogas o incluso bullying. Y esto evidentemente está perseguido y penado.
¿Por qué Snapchat?

No debemos dejar pasar inadvertida esta plataforma, sobre todo para aquellas marcas que cuentan con un target del público más joven en el que la rapidez y frescura hacen que la espontaneidad cobre total protagonismo.