La nueva herramienta de Facebook, aún en pruebas, de Custom Audiences, requerirá el permiso previo y confirmación del consentimiento de los usuarios para llevar a cabo campañas segmentadas. 

Tras el estallido del caso Cambridge Analytica y con el objetivo de evitar nuevos escándalos y posibles problemas por el abuso de utilización de datos de los usuarios, el gigante social se está cubriendo la espalda con nuevas medidas dirigidas a endurecer el acceso a cierta información y datos personales.

Ojo, esto interesa bastante a las páginas de empresa o marcas, porque a partir de ahora el juego de las campañas segmentadas cambiará.

¿Qué es Custom Audiences de Facebook?

Custom Audiences es una herramienta publicitaria dentro de Facebook que permite a los marketers utilizar listas de fans y seguidores para llegar hasta clientes o posibles audiencias más segmentadas sobre los que ya tenemos información en una base de datos.

Así, si se lanza una campaña dirigida a un determinado público, se puede cargar una lista, por ejemplo, de sus direcciones de correo, e importar directamente en la fanpage o la app.

Es una forma muy práctica de alcanzar al público más interesado en una marca y fidelizar clientes.

Novedad de Custom Audiences: ahora será obligatorio el consentimiento de datos

A partir de ahora, Facebook ha confirmado que está desarrollando una nueva herramienta y modo de uso y utilización de Custom Audiences más restrictiva.

Cuando se quiera lanzar una campaña, se deberá pedir permiso previo a través de esta herramienta para llevar a cabo este tipo de campañas de audiencias personalizadas o segmentadas, en la que los usuarios deberán expresamente dar su consentimiento sobre la utilización de sus datos personales.

La noticia se ha lanzado a través de TechCrunch, y aunque no está prevista la fecha concreta de lanzamiento, se prevé que esté disponible dentro de poco. El objetivo, según la portavoz de la compañía, ‘educar a los anunciantes sobre la forma en que pueden utilizar los datos en la plataforma’.

Medidas tras el caso Cambridge Analytica

Esta, junto a otras, es una de las últimas medidas que ha adoptado Facebook tras el estallido de la noticia de Cambridge Analytica, que explotó datos de forma inapropiada de la red social para apoyar la Campaña de Donald Trump en 2016.

Datos de más de 50 millones de usuarios y cifra lo suficientemente preocupante como para que Facebook esté tomando partido en el asunto con nuevas formas de evitar la fuga y el uso indebido de herramientas de segmentación como Custom Audiences.