Pensar de manera integral e introducir las redes sociales en las estrategias empresariales, estar solo en las redes sociales necesarias pero crear acciones consistentes, así como pensar en el ROI son algunos de los pasos que tendremos que efectuar.

Las redes sociales pueden convertirse en plataforma para mejorar la experiencia de compra de los consumidores. Es imprescindible generar una estrategia de “marketing integral.

Una encuesta realizada por OCM halló que solo el 15% de las 351 empresas entrevistadas podía demostrar que sus redes sociales habían impactado directamente en las ventas; mientras que el 40% sí mostró un impacto cualitativo y el 45% del total no posee referencia alguna.

Estos números no hacen sino reflejar que las marcas no estamos aprovechando al 100% las puertas que se nos abren en las redes sociales, de manera que nos permita generar un mayor número de ventas. Un formato que nos posibilita el ampliar fronteras y mercados y poder potenciar nuestros productos o servicios como antes no lo podríamos haber hecho.

Por eso, todos debemos parar un momento a reflexionar sobre si realmente estamos generando estrategias óptimas de Social Media que impulsen realmente nuestras ventas. Para ello, debemos hacernos algunas de las siguientes preguntas:

1.º ¿Nos estamos limitando a tener presencia?

Muchas son las marcas que caen en el error de pensar que por tener presencia en las redes sociales los usuarios se congregarán ante sus puertas haciendo cola para comprar. Lejos de la realidad, tendremos que ofrecer unos contenidos de valor adaptados a nuestro público objetivo, de manera que captemos su atención y lo atraigamos a nuestra web.

2.º ¿Estamos trabajando de manera integrada?

Este es otro de los grandes errores en los que caemos a veces: pensar que las redes sociales son un aspecto aparte de la empresa y no lo creamos una estrategia integral. Para conseguir buenos resultados tendremos que integrar el Social Media en el departamento de marketing y trabajar con los departamentos de comunicación y publicidad.

3.º ¿Estamos en las redes sociales óptimas?

No es necesario tener presencia en todas las redes sociales, sino que tendremos que centrar nuestros esfuerzos en las que realmente nos interesan y merecen la pena. En las que se encuentra nuestro público objetivo y se adaptan a nuestros productos o servicios y a nuestras necesidades. En definitiva, en las que puedan ayudarnos a aumentar el ROI.

4.º ¿Estamos pensando como negocio?

Otro de los graves errores en los que se cae es pensar que a través de las redes sociales no podemos hacer negocios, no utilizándolas como un escaparate más. Es decir, en este tipo de plataformas lo importante es socializar y generar engagement con la marca. Pero también tenemos que ser conscientes de que es otro brazo más de nuestra empresa, una plataforma para aumentar nuestras ventas.

De hecho, resultará muy interesante utilizarla como plataforma para mejorar la experiencia de compra de los consumidores: un sitio donde plantear dudas, mantener el contacto con la empresa y compartir sus vivencias.

Se trata, en definitiva, de tratar las redes sociales como una parte más de la empresa y gestionarlas como tal, de manera integrada y planificada. Además de no olvidar lo que hay detrás de cualquier campaña de Social Media: un interés en aumentar los beneficios del negocio.