¿Será por su forma? ¿Porque es más visible? ¿Por su color rojo intenso y atractivo para los usuarios? ¿Porque expresa y aumenta más nuestra intención de gusto o deseo por algo, o hacia los tuits de nuestros seguidores?

En definitiva ¿Qué es lo que nos ha impulsado a hacer más veces clic sobre el nuevo corazón que sobre la antigua estrella “favorito” de Twitter? En tan sólo unos días ya hemos podido comprobar que el nuevo icono le saca ventaja a la antigua estrella amarilla.

Tratándose de una de las decisiones más controvertidas de la compañía, el jefe de producto Kevin Weil afirmó durante su intervención en la conferencia “Open Mobil Summit” en San Francisco, que ya se ha detectado un mayor engagement con el nuevo cambio desde su lanzamiento.

Aunque en un principio se veía bastante reticente al público, se ha comprobado que el número de clics sobre los corazones ha sido de un 6% más respecto a las veces que se hacía sobre el símbolo “favorito”. Y a esto se suma también una participación de nuevos usuarios, concretamente en un 9%, desde que se puso en marcha la iniciativa.

Con unos días en prueba por la red, y desde el pasado 3 de noviembre de forma oficial, la red social del hashtag ha incorporado el corazón bajo el nombre “Me gusta”. De esta forma se suma a la tradición de otras redes sociales como Facebook, y se iguala con otras plataformas de su comunidad global, como Periscope o Vine que ya llevan tiempo utilizándolo.

Novedad, que según Twitter, se ha llevado a cabo con la única intención de que la herramienta resulte más fácil e intuitiva, y bajo el pensamiento de que hay un montón de cosas que nos pueden gustar pero no todas pueden ser favoritas.

Se habían venido planteado algunos problemas tipo como la existencia de temas que te pueden gustar o estar de acuerdo con ellos, pero no hasta el punto de que el usuario que lo ha lanzado pueda llegar a pensar que estás de su parte en casi todos sus argumentos.

También la antigua estrella podía dar lugar a confusión a aquellos nuevos usuarios que se incorporaban a la red, creyendo que favoritos son aquellos temas o discusiones que se posponen para cuando el tiempo libre permite leerlas.

No obstante, si eres de aquellos que no quieres aguantar los nuevos “Me gusta” puedes volver a tu antigua versión de la estrella con la instalación de una extensión de Chrome, que la Web Store lanzó unas horas después de conocer el cambio.

El corazón es un símbolo universal que desde todos los puntos del mundo se puede entender independientemente de nuestro idioma, cultura, creencias o zonas horarias.

Y tú ¿Eres de los que te gustan los nuevos corazones? ¿Ya has pulsado el nuevo símbolo? ¡Prueba y verás lo que pasa!