El diseño web de una marca o negocio es parte fundamental en marketing de contenidos. Su nivel y calidad influirá de manera determinante en cómo impacta y atrae a los usuarios.

1. Diseño accesible 

En primer lugar, la accesibilidad es uno de los aspectos sobre los que hay que detenerse al pensar en el diseño de una web. Que el contenido sea fácil y accesible incitará a que las visitas perduren más tiempo y se genere mayor tráfico web.

Crear una navegación intuitiva, y con menús desplegables facilitará la navegación.

2. Apariencia

Los visitantes se preguntan y comparan unas webs con otras. También valoran la calidad y confiabilidad y seguridad del site. Se debe tener continuamente actualizado el sitio con contenido atractivo, tanto visualmente como en info que aporte valor añadido, resuelva dudas y ofrezca nuevos conocimientos a los usuarios. 

3. Legible

Además, el contenido debe ser totalmente legible y fácil de digerir. Demasiada información puede llevar a confundir al público. También debe acompañar un diseño limpio, con una elección adecuada y previa de colores, que resalten la fuente respecto del fondo.

La fuente también debe ser de un tamaño medio, que permita la lectura agradable y constante. Se puede publicar algo muy novedoso e interesante, pero si la fuente es difícilmente legible porque su color coincide con el resto y no destaca, lo más probable es que el visitante abandone la página.

3. Sobre todo, que se entienda

Llegar al máximo de usuarios y conseguir un número importante de visitas es el objetivo de cualquier página web.

Cada vez está tomando más posiciones la parte visual. Los gráficos, infografía e imágenes, junto al vídeo, completarán y darán vida y movimiento a aquello que se quiere transmitir. Mejorarán la experiencia de usuario.

Para concluir, un diseño web friendly, que ayude a encontrar lo que los visitantes buscan, ayudará a generar más tráfico y a alcanzar el objetivo en cada estrategia de marketing online.