Para adaptar nuestras estrategias a una audiencia específica, primero tendremos que haberla definido previamente y conocerla en profundidad, saber sobre sus gustos, sus intereses y sus preferencias

Para tener éxito en las campañas, hay que ser muy precisos a la hora de segmentar. Es importante difundir nuestros contenidos en las plataformas más convenientes.

Todos pretendemos que nuestras estrategias lleguen a la mayor audiencia posible, y es un sentimiento normal. Nos ocurre en la mayoría de las acciones que llevamos a cabo en nuestro día a día. Sin embargo, como dice el refrán, “Quien mucho abarca poco aprieta”, y en el marketing de contenidos ocurre algo muy parecido.

Cuando planificamos y preparamos nuestros contenidos de una manera generalizada, sin centrarnos en un público objetivo específico, lo fácil es que al final pasemos desapercibidos. Lo ideal es conocer a quién nos dirigimos realmente y planificar de acuerdo a sus intereses y gustos, personalizar los contenidos de alguna manera. Así, para dirigir la estrategia a nuestro público, tendremos que seguir varios pasos:

1.º Definir el público objetivo

Lo normal es que ya lo hayamos definido para las estrategias de comunicación, publicidad o marketing que hayamos realizado, pero nunca está de más revisar este aspecto. Si queremos tener éxito con nuestras campañas, tendremos que segmentar de una manera muy precisa y con nichos de mercado cada vez más pequeños. Esto último debido a que los consumidores demandan una mayor personalización.

2.º Conocer a nuestro público objetivo

Una vez hayamos definido nuestros nichos, tendremos que conocerlos en profundidad: sus gustos, preferencias, opiniones, intereses, de manera que estemos en posición de ofrecérselo. Para ello, podremos optar por interactuar en las redes sociales o monitorizarlos, prestar una atención al cliente próximo, realizar encuestas, entre otras acciones.

3.º Adaptar nuestros contenidos

Ahora que ya conocemos a nuestro público objetivo, estamos en condiciones de adaptar nuestra estrategia de contenidos. En este punto tendremos que diferenciar si abarcamos uno o varios nichos de mercado, ya que en el caso de que sean varios, debemos planificar campañas específicas para cada uno.

Así, debemos adaptar los temas sobre los que escribimos a nuestra audiencia, es decir, hablar sobre ideas que realmente le interesan o le son útiles. Además, hacerlo de la mejor manera posible, adaptándolo a sus circunstancias y posibilidades, con un lenguaje adecuado, y un formato y un diseño que capten su atención.

Por último, cabe recordar que la adaptación de las estrategias de contenidos no solo se limita a hablar de lo que le interesa a nuestro público objetivo y hacerlo en el formato más adecuado, sino que tendremos que utilizar unos contenidos audiovisuales acordes y hacer la difusión en las plataformas más convenientes.