De sobra sabemos que el contenido es el que manda en posicionamiento. Nos preguntamos qué contenido de calidad valora más Google.

Si bien, nos ha respondido las respuestas que no dejamos de oír constantemente, como que el contenido valora el número de palabras, afirmación que nos es cierta del todo, y que además es relevante, nos quedamos más o menos igual.

Por ello, y con el objetivo de obtener respuestas más prácticas de cara a nuestra estrategia, hemos querido ahondar un poco más en los gustos y preferencias de Google.

Empecemos por lo básico: ¿qué considera Google como contenido de calidad?

Si comparamos varios sitios web, y todo tienen un contenido aceptable, marcar la diferencia es complicado. Tenemos unos principios básicos que nos harán acotar realmente lo que considera más relevante:

  • Hacer la página para el usuario y no para los motores de búsqueda.
  • Intentar no engañar a nuestro público. Los usuarios saben muy bien lo que es bueno de lo que no.
  • Evitar trucos para escalar en el ranking de resultados de búsqueda.
  • Piensa realmente en lo que hace tu página diferencia, valiosa y práctica para el usuario.

¿Cómo podemos crear este contenido para que a Google le guste?

Asegurando que nuestra web sea:

  • Útil e informativa: pensemos en los restaurantes, que deben aportar la localización y demás info y opiniones.
  • Más útil que el resto: aportando nueva info sobre un tema determinado que no tiene el resto.
  • Creíble: cuenta cosas verídicas y prácticas.
  • Genera engagement: haz que el contenido visualmente impacte al usuario, sin faltas o errores gramaticales, e interactúa con él.

Cómo mantener el contenido de calidad.

Algunas alertas y señales te avisarán y orientarán con el objetivo de controlar en todo momento que lo que estamos publicando funciona en Google:

  • Enlaces rotos. Hay que revisarlos de vez en cuando, y procurar repararlos para que estén al día.
  • Info errónea de otras fuentes. Hay que tener cuidado con lo que afirman las fuentes. A veces su información no es veraz.
  • Se deben cuidar y evitar los errores gramaticales y las faltas de ortografía.
  • Piensa en quienes leen tu contenido. Hazlo ameno y en base a tu público objetivo.
  • Publicidad excesiva. No y no. No abuses de ella.
  • Tiempo de carga de la página. Importantísimo.
  • Haz pruebas y relaciona lo que busca el usuario y lo que espera de tu página.