La venta online puede realizarse desde móvil o desde escritorio, pero hay una serie de especificaciones que hay que tener en cuenta para saber cómo se comporta el consumidor, y por qué.

El 85% de los usuarios afirma que el móvil forma parte de su vida cotidiana. La mayoría tiene sus dispositivos cerca, y comprueba con frecuencia las notificaciones. En ocasiones, con varias pantallas a la vez. Pero, ¿Qué motiva a comprar, explorar o descargar frente a las mismas acciones en el escritorio?

El consumo en dispositivo en mano o de escritorio es muy distinto. Por ello hay que entender a los usuarios, para crear una experiencia de calidad.

Los periodos de actividad varían.

Los usuarios de dispositivos móviles alcanzan su punto álgido de actividad entre las 6.00 de la mañana y las 9.00, y por la tarde desde las 18.00 hasta las 11.00. En cambio, las horas de trabajo (entre las 9 y las 18) están reservadas a la navegación por web en escritorio.

Cada usuario tiene un motivo por el que usar un dispositivo u otro.

La navegación en ordenador permite una navegación distendida. La comodidad de una pantalla grande frente a una pequeña hace que el usuario pueda disfrutar más de la fluidez de la web. El móvil lo utilizará para consultas puntuales y específicas.

No hay que olvidar que el contenido es rey para ambos tipos de usuarios.

9 de cada 10 usuarios afirman que el acceso al contenido es fundamental. El móvil es protagonista cuando se trata de buscar localizaciones o temática de ocio.

Las complicaciones llegan cuando el dispositivo móvil no ofrece las comodidades de la web.

Bajo la premisa que los usuarios buscan buen contenido, debemos centrarnos en la experiencia. Las visitas web tienen tres veces más tiempo de navegación. Por otra parte, también tienen la mitad de tasa de rebote frente a las visitas móviles. Por eso, no se debe perder de vista la accesibilidad web.

El tiempo de carga de la página influye en la navegación.

El usuario abandona una web que tarda en cargar y probablemente no va a volver a ella. En dispositivos móviles, esta tendencia se incrementa al no poder invertir el tiempo de espera en otras funciones.

En web el usuario tiene más probabilidad de dejar la página cargando y saltar de una pestaña a otra. El tiempo de inactividad se relaciona positivamente con la posibilidad de volver a ella en el futuro.

¿Pero cuál es la motivación a la hora de la elección?

Ante todo, el tiempo invertido en conseguir el contenido que interesante. Los usuarios de dispositivos móviles buscarán mayor eficiencia frente a los usuarios web. Estos últimos están más abiertos a la información adicional que pueda servir de apoyo.