Si conocemos los resultados de la acciones, podremos tomar mejores decisiones. Cuando sabemos cuál es la tasa de apertura de nuestro email marketing podremos adaptar las acciones subsiguientes.

En la actualidad tenemos a nuestro alcance una gran cantidad de información sobre nuestros clientes. Además, existen diferentes herramientas gratuitas como Google Analytics, Facebook o Hootsuite, que nos ofrecen datos sobre el origen y comportamiento de nuestro tráfico web. Sin embargo, muchos todavía no aprovechamos esta baza para mejorar nuestra tasa de conversión en el ecommerce.

Mientras algunas empresas ni siquiera realizan análisis de resultados, en otras, la analítica solo se utiliza para medir el tráfico diario. Ahora bien, si reflexionamos sobre este hecho y conseguimos implementar diversos métodos para profundizar nuestros análisis, podremos extender estos resultados a las experiencias de compra de nuestros clientes y mejorar las tasas de conversión.

Toma de decisiones

A través de la analítica, podemos conocer el comportamiento de los distintos usuarios: de dónde proceden, el tiempo que pasan en nuestras páginas web, qué páginas visitan, así como qué contenidos alcanzan más clics, e incluso qué posts o banners crean rechazo y aumentan la tasa de rebote.

Con estos datos en la mano debemos tomar medidas. Si, por ejemplo, vemos que una promoción está teniendo una gran tasa de rebote, tendremos que cambiar de estrategia; y si vemos que otra está siendo un gran éxito, incidir más en ella.

Campañas de email marketing

Cuando analizamos las acciones de email marketing, conocemos la tasa de apertura y así descubriremos qué tipo de estrategias tienen mayor éxito. Si queremos mejorar la tasa de conversión de este tipo de campañas, tendremos que analizar la fecha y hora del día que más aceptación tiene entre nuestros destinatarios, el asunto que más aperturas ha conseguido, los títulos más exitosos, etc., de manera que podamos seguir la misma línea en futuras acciones.

Páginas dinámicas y personalizadas

Si conocemos los productos más vendidos cada semana o los que más han visto nuestros clientes, podremos destacarlos en sus visitas a nuestras tiendas online en lugar de tener uno o dos productos fijos. De este modo, atraeremos a un mayor número de clientes hacia nuestro ecommerce.

Por otra parte, podremos ir un paso más allá y mostrar a cada usuario los productos por los que se ha interesado, pero que al final no ha comprado; así, le hacemos ver que aún siguen disponibles. En definitiva, se trata de conocer el comportamiento de nuestro público objetivo para poder adaptar nuestras diferentes estrategias a sus características.