Ya sabemos que todos los principios de año vienen cargados de nuevos propósitos. No sólo nuestros, como ponernos a dieta e ir al gimnasio, sino también de aquellas cosas vitales para nuestro día a día. El coche, la casa, y como no, por la parte que nos toca, te aconsejamos eches un vistazo a la red y analices con detenimiento tu web ¿Se ha quedado desfasada? Ahora es el momento de darle un lavado de cara.

A continuación dejamos tres tips por los que podrás refrescar y actualizar tu website:

1.- Haz inventario de tu contenido. ¿Tu línea de negocio es la misma que hace tiempo? ¿Tu contenido es el idóneo en la actualidad? Seguramente tengas que hacer limpia de fotos y añadir algunas más actuales. ¿Funcionan los enlaces perfectamente? Dar un paso atrás y pararte un rato a pensar cuales son tus verdaderos propósitos, target, objetivos y audiencia es casi lo más importante para que tu página adquiera la relevancia que necesitas.

Hacer una lista de todo lo que necesitas actualizar te vendrá muy bien. Echa un vistazo a los mensajes recibidos más relevantes para controlar qué funciona realmente.

Quizá sea conveniente dar un giro de 180 grados y renovar tu marca, cambiar hasta el nombre y crear un logo nuevo. O hasta puede te convenga adaptarla con WordPress. Esta reorientación puede ser un reto si tu negocio es pequeño, y la plataforma puede ser, entre otras, una solución para implementar los cambios que necesitas. Te permitirá mayor autonomía a la hora de subir contenido nuevo, actualizar, personalizar e incluso integrar una tienda.

2.- Potencia tu marca. Cada sitio web puede beneficiarse de su propia marca. Desde los blogs temáticos hasta las tiendas online. Crear tu propia experiencia de marca mediante una distribución de elementos que identifiquen tu sitio: dominio, nombre del website y logo.

Da el primer paso con la creación de un nuevo logotipo e incorpóralo. En tan sólo unos clics, tu sitio cambiará totalmente.

3.- Añade contenido nuevo y fresco. El content marketing es la mejor forma de mantener tu sitio vivo y activo: publicando contenido de forma habitual. Dedica 10 minutos al día para lanzar temas interesantes y relacionados con tu empresa. Esto ayudará a que tu blog resulte más atractivo e interesante para los usuarios, y atraerá nuevos visitantes.