En Twitter es importante que seamos como en la vida real. Tenemos que ofrecer contenidos de calidad y originales.

Existe una multitud de artículos acerca de cómo conseguir seguidores de Twitter. Esto demuestra que la gran obsesión de los marketers es ir subiendo cada día en número de followers. Pero ¿qué pasa con los que ya tenemos? ¿Sabemos mantenerlos?

Lo cierto es que es importante fidelizar a los followers actuales y conseguir crear una comunidad en torno a la marca. Olvidarnos de la obsesión por la cantidad y centrarnos un poco más en la calidad.

Aunque en las redes sociales es casi imposible marcar un camino estricto que seguir para lograr el éxito (ya que las acciones se basan en la reacción del público y cada audiencia es diferente a la otra), sí podemos indicar algunos consejos que servirán como base de nuestra estrategia en Twitter:

Ser uno mismo

Los usuarios de Twitter son expertos a la hora de identificar las marcas que solo quieren vender más y las que realmente le aportarán valor a partir de la interacción. Por eso debemos ser tal como somos en la vida real, personas con ideas y características que nos hacen genuinos. Tenemos que divertirnos y relacionarnos con los demás.

Publicar con la periodicidad justa

Existen diferentes opiniones sobre la periodicidad óptima: algunos opinan que debemos compartir cada hora y otros se sitúan en el lado contrario con pocos Tweets al día. En nuestra opinión no existe una periodicidad óptima generalizada, sino que depende de las características de la persona o empresa y de las de su público objetivo. Sin embargo, sí es cierto que no podemos tener nuestras cuentas inactivas, ya que de este modo perderemos seguidores en masa.

Tenemos que llevar un seguimiento y medición precisa sobre nuestras acciones para conocer en qué momento (y con qué tipo de contenidos) nuestros usuarios reaccionan favorablemente.

Estrategia de contenidos

Un punto fundamental, por no decir el más importante, es que llevemos a cabo una buena estrategia de contenidos. En la que ofrezcamos a nuestros seguidores contenidos de calidad, originales y de su interés. Aquí podemos “jugar” con los contenidos propios, a través del blog de la empresa, o a través de imágenes con frases propias (“MEMES”) y contenidos ajenos que sean del interés del público a través de la curación de contenidos.

Mantener la reputación

Hay que tener especial cuidado en controlar nuestros impulsos y ser capaces de cuidar la reputación de la marca. Si arruinamos nuestra reputación con una mala acción, nadie querrá seguir a nuestro lado. Y en Twitter, como en todas las redes sociales, esto se acentúa todavía más. La viralidad y la permanencia de los mensajes hacen que la popularidad sea mucho mayor. Por eso tenemos que prestar especial atención a todo lo que escribimos.

Interacción

Por último pero no menos importante, se encuentra la interacción. El trato con los usuarios debe ser muy directo y cálido. Más allá de nuestro diálogo, podemos hacer RT a contenidos que ellos compartan, dar las gracias cuando sean ellos quienes nos retuiteen, felicitarlos por sus logros y cumpleaños, etc. En cualquier caso lo que buscamos es aumentar el engagement con el público.