Los sites dinámicos apenas han sufrido consecuencias. Los Responsive Design y los sitios web móviles específicos son los mejor parados.

El 21 de abril fue lanzada la última actualización del algoritmo de Google y queremos analizar cómo ha influido realmente en los sitios web. Si han sido realmente las consecuencias tan grandes como se preveían, o si simplemente se han quedado en una evolución periódica y de la que empezaremos a notar sus modificaciones en algunos meses.

En sus anuncios, se avisaba del “terremoto” que iban a vivir las webs que no dispusieran de un diseño adaptado a las pantallas de dispositivos móviles. Y que los cambios iban a ser más notables de lo que habían sido con Panda. Pero, ¿ha sido esto realmente así?

Diferentes consecuencias

Aunque, a grandes rasgos, podemos decir que las consecuencias hasta el momento, no han sido tan drásticas como en otros casos y para considerarlas más a fondo, vamos a centrarnos en cuatro tipos de páginas web:

1.º Los sitios web con Responsive Design: son los que se han visto más beneficiados por la última actualización de Google en cuanto a SEO.

2.º Los sitios web móviles específicos: al igual que ocurre con el caso anterior, entran dentro de los sitios más beneficiados, escalando posiciones en los resultados de búsqueda.

3.º Los sites web dinámicos: apenas han  visto modificado su SEO, ni han sufrido consecuencias. Es decir, no han sido castigados por Google, al considerar que sí están adaptados a los dispositivos móviles, pero tampoco han escalado posiciones de búsqueda. 

4.º Las páginas que no están adaptadas todavía: en este caso, las marcas que no han realizado ninguna modificación en sus páginas web, han visto como reducían posiciones en los resultados del buscador pero no han sido penalizados a los últimos puestos.

Tenemos que dar tiempo al tiempo para poder ver los verdaderos resultados de esta última actualización, pero como era previsible el comportamiento en cuanto beneficios y penalización ha cumplido las expectativas, pero no de una forma más restrictiva.

Entendemos, por tanto, que Google ha anunciado las grandes consecuencias de su última actualización de algoritmo, pero que, sin embargo, está dejando un poco de espacio y tiempo para que las marcas vayan tomando conciencia.