El exceso de contenidos provoca que cada vez sea más difícil captar la atención de los consumidores.

El marketing de contenidos lleva mucho tiempo consolidado como un pilar básico dentro de cualquier estrategia de marketing digital. Esto ha generado muchos beneficios para las páginas web en modo de tráfico y una gran fuente de información para los usuarios.

En el plano negativo, ha provocado un exceso de información que ha generado dos problemas: la necesidad de separar el buen contenido del mal contenido y la dificultad de captar la atención de los consumidores.

¿Cómo seguir captando la atención de los consumidores?

El contenido explicativo o educativo ha demostrado tener la capacidad de destacar por encima del resto. La gente valora aquel contenido en el que, de manera breve y concisa, se explica cómo llevar a cabo una determinada tarea o actividad.

Dicho contenido deberá tener algunas características clave. Los usuarios cada vez exigen más que la información se les presente de una manera amena y cómoda para leer. Cuando se trata de guías explicativas, se valora mucho que la información se presente mediante listas o puntos clave.

¿En qué área puedes aportar información valiosa?

A la hora de empezar a generar este tipo de contenido, será importante ceñirse al área de conocimiento en la que se sea experto. Al conseguirse buenos resultados, puede resultar tentador ampliar ese espectro, con el peligro de poder acabar tratando temas que no se dominan lo suficiente.

El objetivo más rentable y realista es el de convertirse en referente dentro del área en el que se desarrolle su negocio. Como especialista del sector, se puede identificar claramente cuáles son las necesidades de la audiencia y transformarlo en contenido único y relevante.

No se debe ser demasiado técnico

No se debe malinterpretar este apartado. El contenido debe tratar de ser lo más preciso posible, pero sin caer en un lenguaje o unos procedimientos técnicos que ahuyenten a la audiencia. Al fin y al cabo, el usuario que busca este tipo de contenido único está buscando una solución sencilla a su problema.

El valor que aporta un experto a su audiencia es el de simplificar y filtrar la información para que sea una lectura amena y que se comprendan los conceptos clave de manera rápida.

Involucra a tu audiencia

El hecho de tener una postura de experto ante la audiencia, no quiere decir que no se deba tener en cuenta a los usuarios. Incentivando la participación de la audiencia, se puede ajustar la estrategia a medida de los usuarios.