El branded content no está acabado. Numerosas marcas lo siguen utilizando en sus estrategias y funciona.

Es una forma relativamente sencilla de conectar con el consumidor o usuario, que es, al fin y al cabo, de lo que se trata y el objetivo que se persigue. Una estrategia a largo plazo y no una campaña.

Actualmente las empresas lo tienen muy claro. Los anuncios de televisión, siguen funcionando, pero, o son caros, o no obtienen tan buenos resultados como antes, y en la publicidad online, los usuarios ya vienen de vuelta, porque comparan antes de adquirir un producto o servicio.

Ahora las marcas están encomendando a los directores creativos de cine el control de esta parte publicitaria más creativa.

Cómo llevar a cabo esta relación,

  • Haciéndonos las preguntas adecuadas. Averiguando qué es lo que se quiere vender, cómo es de relevante nuestra marca, o cómo es para los vendedores, y cómo se va a distribuir.
  • Hay que intentar llegar a un consenso en cuanto a las ideas. Tanto los responsables de marca, como los creativos de cine deberán exponer su enfoque más creativo, todo con el fin de lograr el éxito.

Cuando el anuncio se convierte en película

Pensemos por ejemplo en la serie ‘Public Access’, con el hashtag #ConversePublicAccess, de la marca de zapatillas Converse. Lanzada en Twitter para generar lo que en realidad se persigue: interactuar con el usuario en tiempo real.

La marca en este caso ha aprovechado el tirón de Miley Cyrus y Maisie Williams de Juego de Tronos, dos iconos y referencias del público más joven, influencers del momento.

Consejos para que la estrategia de branded content funcione

  • Integrar la marca dentro de la película, de forma elegante. La marca evidentemente tiene que formar parte de la historia que se está contando sin resultar excesivamente reiterativa.
  • La autenticidad y espontaneidad priman en la estrategia. Si el público capta la historia como un anuncio de los de siempre, no atrapará al espectador.
  • Procurar contar buenas historias.
  • Centrarse en ganar audiencia, no en obtener más ventas.
  • Más bien enfoquemos el branded content hacia el entretenimiento de marca.