Actualmente tu página es el primer punto de contacto de un usuario con tu marca, y la primera impresión es lo que vale. No te pierdas los siguientes trucos de diseño web para impulsar tus conversiones en 2017.

Lo primero: La tasa de conversión o el CRO. 

Es lo primero que debemos tener en cuenta. No podemos hablar mejoras en una web sin tener en cuenta el objetivo de conseguir más visitantes. Dentro de estas acciones está el completar un formulario, cambiar una landing o página de destino, cambiar el aspecto de un botón, o el rediseño en general. El CRO tiene dos objetivos:

  • Optimizar los datos de tu sitio para que coincida con la info en como el usuario recopila información.
  • Aprovechar los principios psicológicos de diseño web y maximizar las posibilidades de interacción con el usuario.

¿Cómo hacer que funcione el CRO en nuestro negocio?

Ahora que tenemos una definición de CRO, debemos conseguir que funcione. El SEO es una disciplina en constante evolución. Lo que te funciona a ti, puede que a otro tipo de negocio no le vaya nada. Aquí es donde aparece el CRO, que marcará la línea en función del análisis de mercado y de los buyer persona.

  1. Creación de una clara propuesta de valor.

Generalmente cuando una empresa se enfrenta a tasas de conversión sin previa estrategia, es que no hay valor añadido en la página web principal. Al optimizar tu sitio, los nuevos usuarios intentan encontrar lo que desean.

Tu objetivo es dar soluciones con rapidez y eficacia, porque tienes que pensar que tu negocio es la solución. Sé claro y conciso en tu página de inicio, con un diseño limpio y una imagen que capte su atención desde el primer momento.

  1. Diseño Responsive y demográfico

Según algunos expertos, se estima que más de la mitad de los consumidores no estarían dispuestos a comprar en una marca que no tiene una buena experiencia de usuario.

  1. Desterrar tu página principal

Algunos diseñadores web (incluso los marketers) están empezando a pensar que sí. La web se ha vuelto menos relevante, sobre todo cuando se combina con el diseño responsive basado en la demografía. Debemos tener más en cuenta las páginas de destino indexadas por demografía, ubicación y otras métricas relevantes.

  1. Haz las cosas simples

El formulario no es algo más que un trámite online. Dado que los usuarios lo ven como una tarea en la que deben perder el tiempo, hay que pensar y determinar soluciones para que sea lo más rápido y sencillo posible a la hora de completar.

  • Pide exclusivamente la info necesaria (sin campos opcionales).
  • Procura que sea a través de autocompletado o texto predictivo.
  • Intenta que los campos den un error claro. Esto se resuelve con el ayuda, o a través de señales con info aclaratoria.
  1. Renueva tus CTAs

Una de las pistas más evidentes por las que tu sitio puede fallar es porque las Call to Action sean lo suficientemente efectivas. Puede que sean demasiado confusas, genéricas, o difíciles de localizar. Mete colores dominantes, botones animados, tipografías llamativas y visualmente atractivas. Además procura que inciten al seguimiento y sobre todo, si están cumpliendo su objetivo.

  1. El argumento para la simplicidad

En diseño web, lo simple prima, puesto que el cerebro procesa mejor el diseño simple que lo caótico. Haz que sea lo más sencillo posible. Para aumentar tus tasas de conversión:

  • utiliza el engagement bots. Como chatbots y mantén a los usuarios activos y en continua acción durante todo el día o noche.
  • Haz tus carritos de compra más intuitivos.
  • Insiste en el desplazamiento, no en la navegación. Sobre todo si se trata de una interfaz móvil.