Tendremos que cuidar el lenguaje y los colores de nuestra página web. Si queremos aumentar la tasa de conversión, debemos facilitar la navegación.

Si queremos alcanzar altas tasas de conversión en nuestra página web o tienda online, todo debe estar atado y bien atado, y el diseño es una de las características que tendremos que cuidar. Este debe ser de primera calidad y facilitar la navegación para que los visitantes no solo encuentren la información que necesitan, sino que se sientan atraídos por la marca.

Nuestros productos o servicios pueden ser estupendos, pero si el sitio web está mal diseñado o tiene errores de implementación, si no es atractivo, ni usable, puede verse dañada nuestra credibilidad. Y perdemos clientes potenciales. Por eso, en este artículo queremos ofreceros 6 consejos que os ayudarán:

  1. Desarrollar páginas web que se carguen rápidamente

Los consumidores online no esperan mucho tiempo al realizar una compra, sino más bien todo lo contrario. Por eso, si nuestra página tarda más de 3 segundos en cargarse, posiblemente cerca de la mitad de los visitantes abandonarán el proceso de compra.

  1. Uso de un lenguaje cuidado pero fácil de entender

Si queremos conseguir que los visitantes se conviertan en ventas, tendremos que facilitarles lo más posible las cosas, y los contenidos tienen un papel fundamental en esto. Si utilizamos un lenguaje complicado o descuidado, estaremos perdiendo una gran parte de posibles consumidores.

  1. Cuidar los colores

Como todos sabemos, los colores tienen una parte de psicología y las compras son en ocasiones emocionales, por eso debemos cuidar los colores de nuestras tiendas online. Respetar una gama, pero contrastar y destacar lo que más nos interesa, evitar cansar a los usuarios, etc.

  1. Uso de una interfaz sencilla

De forma que nos facilite las cosas y podamos mostrar de manera más eficaz nuestras llamadas a la acción, centrándonos en el mensaje más importante que queramos enviar.

  1. Facilitar la navegación

Un usuario no terminará un proceso de compra si la navegación del sitio web no le resulta sencilla y usable. Por eso, tendremos que ayudarlos en sus recorridos, facilitarles encontrar lo que buscan y guiarlos hacia el proceso final de compra.

  1. Adaptar el diseño a los dispositivos móviles

Los dispositivos móviles están creciendo en los últimos tiempos, al igual que las compras desde los mismos. Por ello, tendremos que adaptar nuestras páginas web a este tipo de pantallas si queremos aumentar nuestra tasa de conversión.

En definitiva, se trata de pensar en el usuario y tratar de facilitarle la navegación en nuestra página web, de manera que se sienta cómodo y termine los procesos de compra.