Antes de crear una página de Facebook, es necesario conocer la situación de la empresa y definir objetivos. La red social ofrece grandes herramientas que debemos usar para dinamizar los contenidos.

Facebook contaba ya en marzo del 2013 con 1110 millones de usuarios, según datos ofrecidos por Wikipedia. Una cifra que define el gran alcance que nuestras promociones tendrán en Facebook, debido a la audiencia activa que nos ofrece. Sin embargo, no se puede crear la página y esperar a que el éxito llegue solo. Como todo en el mercado, es necesario delimitarlo con una estrategia y objetivos de negocio.

1.º Analizar la situación

Lo primero que tenemos que hacer es analizar nuestra situación actual y dar respuestas a varias preguntas. La primera de ellas es si nuestra marca debe estar o no en Facebook. No todas las empresas han de tener presencia en esta red social, por eso tendremos que ser conscientes de si nosotros somos una de ellas. Conocer el comportamiento de nuestro público objetivo será la clave de esta decisión.

Una vez hayamos decidido esto, tendremos que marcar cuáles son nuestros objetivos en la red social. Por ejemplo, podemos optar por hacer branding, por tratar de construir una comunidad en torno a la marca, buscar generar tráfico hacia nuestras páginas web u orientarnos hacia la atención al cliente.

2.º Cuidar todos los apartados

Es importante que a la hora de crear nuestras páginas de Facebook cuidemos todos los puntos. Así, debemos cubrir los apartados de información (datos de contacto, nombre de la empresa, situación, categoría, servicios), enlazar a otras redes sociales y páginas web de la marca, y crear una definición de la empresa que capte la esencia y sea atractiva para los usuarios. Otro punto importante es el diseño: tenemos que cuidar las imágenes que sean acordes con los tamaños pautados y con la imagen de la marca.

3.º Publicar regularmente

No existe un número óptimo de publicaciones, sino que dependerá de lo que se tenga que ofrecer y del público objetivo. No debemos excedernos, porque aburriremos a los seguidores y nos abandonarán; ni quedarnos cortos, porque no conseguiremos ser populares. Lo ideal es ir viendo cuál es la frecuencia que nos interesa como marca a través de Facebook Insights.

4.º Usar las herramientas de Facebook

La red social nos ofrece grandes herramientas que nos ayudarán a hacer que nuestras estrategias sean más originales y divertidas, y llamar a la interacción. Así, por ejemplo, podremos destacar los posts más importantes, crear hitos o eventos, hacer concursos, realizar encuestas o preguntas, etc.

5.º Interacción

Un aspecto prioritario en esta red social es la interacción, por eso debemos mantener conversaciones con los seguidores. Responder siempre a sus preguntas o comentarios. Un factor que todavía no es seguido por las empresas,  ya que, según un informe realizado por Socialbakers.com, solo en torno al 30 % de las marcas responde a los comentarios.

6.º Invertir

Las últimas modificaciones del algoritmo de Facebook han rebajado la viralidad orgánica de las páginas y los posts. Por eso se hace necesario invertir dinero en nuestras marcas: Facebook ads, mensajes promocionados u ofertas, son algunas de las posibilidades.

Trabajar con una página de Facebook parece  tarea sencilla, pero lo cierto es que los usuarios cada día son más exigentes y debemos estar al tanto de las novedades en Social Media Marketing para destacarnos con una página que aporte valor a nuestra marca.