La empatía es una característica muy apreciada para todo diseñador web. La visión empresarial y la capacidad empírica se vuelven indispensables.

El diseño web se está convirtiendo en toda una profesión en auge, ya que los sitios web de las compañías crecen a pasos agigantados. Ahora bien, ¿cómo hacemos para seleccionar a un buen diseñador web? ¿en qué rasgos o características debemos fijarnos?

Un profesional del diseño no se limita a ser creativo y tener buen ojo, sino que debe reunir muchas más cualidades, como saber trabajar en equipo, ser serio, rápido, etc. De entre todos esos rasgos, hemos querido seleccionar 5 que nos parecen los más importantes:

1. Empatía

Todo buen diseñador web debe tener una alta capacidad de empatía, ya que para crear buenos diseños, debe entender tanto a la propia compañía o marca, como a los usuarios. Es decir, ponernos en la piel de otras personas.

Solo de esta manera seremos capaces de presentar un sitio web que se adapte a los gustos e intereses de la marca, y que sea usable y atractivo para el usuario final.

2. Visión empresarial

A veces, cuando nos involucramos en un proyecto ajeno, queremos dotarlo con nuestras tendencias y que quede lo más atractivo y visual posible, pero nos olvidamos de que detrás de todo ello hay un negocio. Por eso, todo buen diseñador web debe tener siempre presente la visión empresarial.

3. Visión empírica

La visión empírica o la parte científica también cumplen un papel importantísimo en el diseño web, ya que debemos tener en cuenta las analíticas de resultados, los tests de usabilidad, hacer entrevistas conceptuales previas, etc., de manera que creemos un sitio web con una navegación optimizada.

4. Meticuloso

Un buen diseñador web es muy meticuloso y no deja pasar ningún detalle por alto. Da importancia a todos los aspectos de la interfaz y los atiende de manera cuidadosa. Así, tendrá en cuenta la interacción, cada banner que inserte en la web, cada contenido, etc., de manera que todo cumpla a la perfección con su papel.

5. Paciente

La paciencia es importantísima en cualquier profesión, pero un diseñador pasa muchísimas horas frente a una pantalla y dedica mucho de su tiempo a un mismo proyecto, por lo que en este caso, se premia todavía más. Así, uno de los aspectos que debemos cumplir si queremos dedicarnos a esta profesión es ser pacientes… ¡muy pacientes!

En definitiva, hablamos de 5 aspectos cruciales para todo buen diseñador, que deberá mostrar empatía, visión empírica y empresarial, ser meticuloso y, sobre todo, paciente.