Tener presencia a nivel online se ha posicionado como un factor imprescindible para las marcas, sin embargo, hay que tener cuidado de no caer en errores comunes que nos pueden llevar a adquirir una mala reputación.

– Si no tenemos unos objetivos claros, de poco servirán las acciones que llevemos a cabo.
– Es necesario poseer un Plan de Comunicación Online bien definido.

En la actualidad, la presencia de las marcas en Internet se hace casi imprescindible, por no decir totalmente. El crecimiento de las redes o las plataformas sociales, de los datos en los buscadores y de las herramientas de las que disponemos para navegar en Internet, hace que los usuarios busquemos una parte elevadísima de la información requerida a nivel online.

Todo lo anterior hace que las empresas hayamos tenido que dar el salto online y comencemos a gestionar una reputación en línea. De esta manera, el branding offline, ha cedido terreno al online, aunque estos siempre deban ir de la mano. Sin embargo, todavía seguimos cometiendo grandes errores a la hora de planificar y llevar a cabo este tipo de estrategias, errores de los que os hablaremos a continuación:

1.º Fallar en las bases

Antes de comenzar con nuestras acciones de branding online, debemos pensar en si tenemos algo bueno que ofrecer o no. Es decir, si no tenemos un buen producto o servicio, será difícil mantener una buena reputación online.

2.º No tener un objetivo y una estrategia bien definidos

Si queremos posicionar nuestra marca a nivel online, es imprescindible saber qué queremos conseguir y hasta dónde queremos llegar. Si no sabemos lo que buscamos, nadie nos tomará en serio. Además, debemos tener una estrategia definida y asentada antes de comenzar a realizar cualquier acción.

Por ejemplo, tendremos que saber a quién nos dirigimos, qué objetivos marcamos para cada acción, qué herramientas e inversiones necesitaremos, así como conocer a nuestra principal competencia.

3.º No cuidar cada una de nuestras piezas de contenidos

Otro punto fundamental es que tenemos que ser conscientes de que todo lo que compartimos nos representa. Por eso, si compartimos contenidos pobres, de escasa calidad o inapropiados, podrán perjudicar nuestra imagen y, por lo tanto, nuestra estrategia de branding online.

4.º No poseer un Plan de Comunicación Online

Antes de adentrarnos en las redes sociales, o en plataformas online, debemos haber definido un Plan de Comunicación Online, así como un Plan de Comunicación de Crisis. Una especie de manual a través del que guiarnos en cada una de las situaciones que se nos puedan presentar. Por ejemplo, ante un comentario negativo, no hay que sentirse ofendido, y siempre debemos ser respetuosos y tratar de solucionarlo de una manera correcta y sin atacar nunca a los usuarios.

5.º Olvidarnos de monitorizar

Si no monitorizamos o analizamos las acciones que llevamos a cabo, difícilmente podremos conocer qué repercusiones están teniendo. No sabremos cuáles nos traen mejores resultados y cuáles nos dirigen hacia el precipicio.
En definitiva, en los últimos años se ha hecho imprescindible para las empresas cuidar su branding a nivel online, sin embargo, muchas de ellas caen en errores muy comunes. Una mala gestión de contenidos, una falta de planificación o análisis, etc., pueden ser factores que propicien una mala reputación online.