No valorar lo suficiente el poder de una marca, no determinar normas asentadas, o complicar y modificar demasiado las directrices, así como no analizar el “branding” son algunos de los errores en los que más caemos.

Cuando pensamos en branding, a muchos se nos vienen a la cabeza los nombres y logotipos de las grandes marcas. Pensamos en colores, anuncios, eslóganes, etc. Pero el branding no se limita a los grandes, sino que a pequeña escala todas las pymes debemos cuidar con mimo nuestra marca.

Todos debemos dedicar tiempo a hacer campañas de marketing online y offline para darnos a conocer y aportar visibilidad y notoriedad a nuestra marca. También tendremos que evitar caer en grandes errores que son muy comunes:

1.º Infravalorar el valor de una marca

Poseer un buen nombre de marca y ser reconocidos tendrá grandes beneficios para nosotros como marca, por ello no debemos infravalorar su poder. Esta influirá positivamente en muchos ámbitos de la empresa: desde las relaciones con los clientes hasta en la mejora de nuestra visibilidad online.

2.º Olvidarnos de establecer normas o directrices

Toda marca debe tener establecidas una serie de directrices si quiere ser reconocida fácilmente por los consumidores. Tendremos que establecer un logotipo, un color, un eslogan, las fuentes tipográficas, las imágenes, el tipo de mensajes, los personajes, etc. Todos estos aspectos influirán en nuestras estrategias de branding, por lo que debemos evitar caer en el error de no establecer dichas normas.

3.º Complicar demasiado la marca

Diseñar logotipos demasiado complicados, con infinidad de dibujos o colores, no es una buena opción, ni tampoco hacer uso de diversas tipografías o tener nombres largos o difíciles de pronunciar o recordar. Simplemente, tendremos que pensar en marcas como Coca-Cola o Nike, para darnos cuenta de que a veces en lo simple está el éxito.

4.º Evitar las modificaciones en la marca

Muchas veces las empresas establecen sus directrices y con el tiempo las van cambiando, pero esto no hace más que alejarnos de nuestro destino. Así, en una campaña de branding debemos evitar modificar en exceso los colores, la tipografía o las imágenes, ya que esto dificultará la asociación y el recuerdo de nuestra marca.

5.º No realizar un seguimiento de nuestra marca

Si no realizamos un análisis exhaustivo de cómo y dónde se está utilizando nuestra marca, podemos estar cayendo en graves errores, sin darnos cuenta. Se nos puede colar una empresa de la competencia utilizando nuestro logotipo, algún usuario que lleva a cabo acciones ilegales… hechos que influirán muy negativamente en nuestra marca.

Se trata de 5 errores muy graves, pero en los que es muy fácil caer. Por ello debemos tener especial cuidado y analizar todos y cada uno de los aspectos que rodean nuestra marca.