A veces es necesario. Toma buena nota de las siguientes 4 razones por las que debes replantearte cambiar tu marca.

Una posible crisis o el rápido aumento de competencia en el mercado, hace replantearnos un lavado de cara y renovación de nuestra marca.

El riesgo y miedo empresarial siempre existe, y los primeros aspectos que nos pueden venir a la cabeza es ¿qué puede ocurrir con aquellos clientes que ya nos conocen y se sienten familiarizados con la marca actual?

Sin embargo, hay que arriesgar porque si la estrategia de cambio se lleva con coherencia y algunos pequeños consejos, seguramente los beneficios sean mayores que los fracasos.

1º. Por alcanzar un nuevo target.

Las marcas suelen ser identificadas por una campaña concreta, o porque estén consolidadas en el mercado desde hace mucho tiempo. Una campaña ingeniosa que utilice la filosofía de marca o el motivo por el que se le ha criticado una campaña en concreto a la inversa y con humor, puede ser el punto fuerte para llevar a cabo su propio relanzamiento o cambio.

2º. Para reparar una crisis de reputación

La mala reputación o una crisis en una marca puede ser decisoria para un descenso importante de ventas. Más cuando la era del social media y las redes sociales, son capaces de tumbar la reputación en cuestión de minutos prolongándose durante meses o años lo que se ha tardado tanto tiempo en construir.

Es el caso de algunos gigantes como McDonald’s. Siempre han estado en el punto de mira por la calidad de su comida. Ha tenido que dar un giro de 180º en varias ocasiones redirigiendo y centrando la atención del consumidor hacia valores nutricionales más sanos, como la calidad de sus carnes o el protagonismo de sus ensaladas.

3º. Para recuperar y reforzar identidad de marca

La reputación e identidad de marca a veces se puede perder por algunos gestos negativos por parte del consumidor. Dependiendo de por qué determinada marca ha perdido su valor, así deberá relanzar su nueva estrategia para adquirir un cariz u otro.

Así, por ejemplo, si una marca pierde valor o reputación, por ejemplo, Burberry dejó de asociarse a principios de los 90 como identidad Premium y selecta, para asociarse con la ‘chav culture’ en Reino Unido. Esto deterioró tanto su imagen de marca, que tuvo que hacer un esfuerzo grande para recuperar de nuevo su reputación.

4º. Para impulsar las ventas 

Por último, y otra de las razones por las que una marca quiere o puede renovarse es para dar un empujón a sus ventas.

Normalmente, esta situación es debida a que existen nuevas competidoras que empujar fuerte en el mercado y teme por quedar a un lado o no dar los resultados esperados.