Las acciones de Branded Content se dirigen hacia el entretenimiento y buscan no ser intrusivas, sin embargo, existen algunos errores que nos harán atravesar la delgada línea que las separa del Product Placement.

En los últimos años, las tendencias en marketing y publicidad han dado un giro de 180º, y el principal factor es el protagonismo del cliente. Ahora este se encuentra en el centro de toda estrategia y, además, sus deseos y conocimientos también han variado. Ya no quiere que se lo atosigue con una publicidad intrusiva, sino que desea que le aportemos un valor añadido.

Y esta es la principal finalidad de las acciones de marketing que han aparecido en los últimos años, como es el caso de Branded Content. Sin embargo, todavía existe mucho desconocimiento respecto a estas nuevas tendencias, lo que hace que a veces caigamos en graves errores y nos dirijamos hacia las más tradicionales. Así es cómo al Branded Content se llega a confundir con el Product Placement.

El Product Placement es una técnica que comenzó a usarse en los años ochenta y consiste en colocar, de forma explícita, el producto que queremos promocionar. Mientras que el Branded Content se constituye de una estrategia de contenidos en la que la marca es una parte más (se incluye el producto de manera implícita). Sin embargo, algunas marcas continúan cayendo en graves errores que hacen que las confundamos:

1.º No ser originales

Si no somos originales, si no ofrecemos algo novedoso y nos limitamos a llevar a cabo las acciones más tradicionales, nuestra estrategia de Branded Content se convertirá en un emplazamiento publicitario más.

2.º Narrar las características del producto

A veces, limitamos nuestros contenidos a narrar lo maravillosos que son nuestros servicios o productos, contando cada una de las características que poseen. Si caemos en este error, estaremos dirigiéndonos de lleno a las técnicas más tradicionales e intrusivas del marketing y la publicidad. Y, por tanto, alejándonos de las preferencias de los consumidores actuales.

3.º Olvidarnos del entretenimiento

Si con nuestras acciones nos olvidamos de que el objetivo de toda estrategia de Branded Content es entretener al lector, yéndonos hacia el lado más promocional, estaremos dirigiendo un Product Placement. Es decir, no debemos, ni podemos pensar única y exclusivamente en vender nuestros productos.

4.º No concebir el formato desde el primer momento como Branded Content

La mayor diferencia entre estos dos tipos de estrategias es que el Product Placement incluye publicidad en un formato audiovisual y el Branded Content debe estar destinado desde que se concibe para publicitar la marca.

En conclusión, existen grandes diferencias entre estos dos tipos de acciones de marketing, sin embargo, hay una línea muy delgada que las separa y que podemos atravesar si caemos en algunos de estos errores.