Desactivar el botón de compatibilidad de Internet Explorer. Resetear los estilos de los distintos navegadores. 

Cuando hablamos de Crossbrowsing nos referimos a la creación de un sitio web o de una aplicación que sean compatibles con más de un navegador. Internet Explorer (por sus particularidades) acostumbra a ser el más socorrido, pero también se tienen en cuenta otros navegadores.

Ahora bien, pueden aparecer diferentes problemas a la hora de llevar a cabo el Crossbrowsing como ocurre, por ejemplo, con Internet Explorer que, en ocasiones, renderiza mal las propiedades de CSS3 y puede llegar a arruinar todos los estilos de nuestro sitio web.

Por eso, en este artículo, queremos ofreceros cuatro consejos que creemos que os ayudarán a hacer el Crossbrowsing más sencillo:

Internet Explorer

El primer consejo es que desactivéis el botón de compatibilidad de Internet Explorer de las versiones 7, 8, 9 y 10. Con dicho botón, Explorer pretende solucionar problemas de las webs que no renderizan correctamente. Pero con esta solución, nos obliga a usar la técnica de Crossbrowsing basada en hacks css, lo que dificulta nuestro proceso.

Aumentar las capacidades en el navegador Internet Explorer

Para aumentar las capacidades de nuestro navegador tendremos que añadir un código en el Head y conseguiremos aumentar las capacidades de IE8, en lo que a CSS se refiere. Además, con esta acción también conseguiremos corregir los bugs de los navegadores.

Resetear el CSS

Se trata de resetear los estilos que cada navegador tiene por defecto, a través de sus hojas de estilo. Cada navegador utiliza una hoja propia y diferente a las demás, por lo que nos dificulta nuestro trabajo de diseño. Así, cuando reseteamos, estamos evitando los problemas de adaptación a cada navegador (Internet Explorer, Chrome, Mozilla, etc).

Detectar el navegador

En este caso hablamos de un consejo aplicable a todos los navegadores: detectar un dispositivo y navegador con PHP y JavaScript, con el que accedemos a la web. Para llevar a cabo este paso, existen una serie de herramientas o librerías que nos introducirán diversas características en las etiquetas.

Hablamos, en definitiva, de 4 consejos bastante sencillos de llevar a cabo, pero que nos aportarán grandes beneficios para el diseño de nuestra página web. Además, nos evitará problemas que nos puedan causar algunos navegadores, como Internet Explorer, que suele resultar el más problemático.