Por las mismas razones que a los marketers nos encantan las redes sociales (son fáciles de utilizar, la info se viraliza de forma rápida, y tienen bajo coste), también les gustan a los hackers y estafadores de la red. La mayoría de los profesionales nos encontramos de forma diaria con estafas o perfiles falsos.

Debemos ser muy conscientes de que la piratería también amenaza al social media. Ante esta situación ¿Cómo podemos proteger nuestra marca? Os contamos 3 amenazas que no hay que perder de vista.

  1. Los riesgos de marca. Las cuentas propiedad de nuestra empresa son el buque insignia de cualquier negocio actual, al igual que sus perfiles en las distintas redes sociales.
  • Falsificadores de perfiles de marcas. En principio cuando estas cuentas, nada más que parodian (dependiendo de la industria) a la marca, y no se meten en nada que tenga que ver con nuestros clientes, no son muy perjudiciales. El riesgo salta cuando estos perfiles acaparan la atención de los usuarios para vender nuestros productos, robando clics o impresiones en detrimento de nuestra propia estrategia. El lado más extremo está en aquellos perfiles que se hacen pasar por el nuestro a través de phishing o enlaces falsos. Aquí las consecuencias y el coste que puede suponer para nuestro negocio será mucho más desorbitado.
  • Intercepción de cuenta o “hijacking”. La pérdida de una cuenta de nuestra empresa o marca puede ser la peor pesadilla. Ha sucedido en muchísimas, sobre todo las grandes. Por ejemplo, Associated Press, Chipotle, etc…
  1. Los riesgos en empleados. Todo el equipo de una empresa está conectado a redes sociales. ¿Qué ocurre si publican algo que no deben?
  • Gestores ejecutivos falsos. Generan también otro tipo de amenazas, al igual que los perfiles de cuentas falsas. Nuestra empresa puede correr el riesgo de colaborar con el equipo de la empresa. Imaginemos por ejemplo una cuenta de Linkedin de un falso director financiero que envía alguna documentación en forma de virus.
  • Spear Phishing. Práctica que se centran en grupos de trabajo y organizaciones, enviando estafas por phishing de forma masiva. Si atacan metiéndose en forma de mensajes ilegales o poco éticos, pueden crear mala reputación de marca u opinión de la compañía, costando grandes cantidades de dinero.
  • Violaciones de Política interna de la empresa. Pasa sobre todo con cuentas de altos directivos o influencers. Cada vez que dice algo fuera de lugar, hay que limpiar la imagen de marca.
  1. Riesgos de clientes.
  • Son muy numerosas y de diferentes tipos. Desde sorteos falsos, hasta estafas financieras. Imagina que todas las llamadas a la acción fueron al lugar falso. Puede ser una catástrofe.

Protégete y hazte con programas o aplicaciones que puedan detectar y proteger tus estrategias social media de posibles amenazas.